jueves, 24 de mayo de 2018

Lost Civilization

Bienvenidos al doble análisis de Lost Civilization.



Bienvenido al análisis del juego, sin contexto alguno.

Lost Civilization es un juego de objetos ocultos, otro más destinado a perfilar mi opinión sobre estos juegos. Ya son varios los juegos de este género que figuran en este BloJ, pero esta vez hay una diferencia sustancial y es que no estoy ante un juego de Artifex Mundi. Lost Civilization es de Icarus Games, por lo que es la primera vez que salgo de la zona de confort para ver cómo está el mundo fuera de la compañía que aglutina el mayor número de títulos del género.


Y... ¡nueva sorpresa! porque me he encontrado un juego bien llevado, con escenas de objetos ocultos entretenidas que incluyen hasta objetos ocultos "invertidos", es decir, eres tú el que tienes el objeto y tienes que plantarlo en la imagen donde tenga sentido. El hecho de que tenga una historia, un desarrollo y nuevamente que acerque el juego a la aventura gráfica convierte a Lost Civilization en un juego decente, a pesar de sus evidentes problemas relacionados con su aspecto visual -para que os hagáis una idea, activar el widescreen es simplemente hacer un estiramiento de pantalla- y el terrible doblaje sin personalidad alguna.


Bienvenido al análisis del juego, con todo el contexto.

Al poco rato de jugar mi cerebro empezó a rebuscar en su librería. Nibiru: Age of Secrets fue una aventura gráfica de 2005 que poca gente jugó y que a su vez está considerada una de las últimas grandes aventuras gráficas puras antes de que el sistema empezara a mezclarse con otros géneros. Pues bien, este Lost Civilization no es más que un remake de ese juego, cogiendo todo -escenarios y gran parte del deasarrollo- e incluyendo algunas variantes en la trama pero convirtiendo una aventura gráfica clásica en un juego de objetos ocultos.

A la izquierda Lost Civilization, a la derecha el oroginal Nibiru: Age of Secrets

El verdadero problema no es esta reimaginación, remake o como queráis llamaro. El verdadero problema es lo ambiguo que se muestra el estudio sobre los derechos del juego. A día de hoy su información es que es un remake oficial, pero no hay una afirmación clara y, no fue hasta que los usuarios empezaron a acusar al juego de "robo" que la compañía se pronunció asegurando que no era así. Digamos que el proceso huele mal, huele a que esos derechos están un poco en tierra de nadie y que Icarus Games ha intentado aprovecharse de ello. Es más, lo que sí es oficial es que no tienen los derechos del juego, pero alegan que han colaborado con responsables del juego directamente para hacer esta reinvención. Os resumo esto: es un juego tan pequeño y anecdótico que su repercusión es insignificante, pero si llega a ir más lejos ya os digo yo que hay juicio y ya os digo yo que no ganan.


Fuera de esto, aunque el juego por sí mismo está bien dentro de lo que es, no deja de ser una versión ultrasimplificada del Nibiru original que sí recuerdo me gustó lo suyo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario