jueves, 15 de marzo de 2018

Prey

Bienvenidos al análisis menos esclarecedor de la historia.


Aquí tenéis el videoanálisis de Prey que resume también todas las ideas plantadas en este texto.


Día 1 (Tiempo de juego - 1 hora): Bueno, me ha gustado la introducción bastante. No es tan buena como la del Prey original. pero es que tendría que hacer mucha memoria para no decir que es la mejor introducción que he visto en el mundo de los videojuegos. Me ha dejado con el culo torcido y es lo que importa.

¿El juego? Bueno, de momento raro. Tiene ese diógenes de Bethesda donde necesitas coger todo lo que veas abriendo todos los cajones. También tiene unos enemigos que vienen de la nada y que, la verdad, hubieran merecido una mejor presentación. Los gráficos también decepcionantes. En general sensaciones agridulces, pero raro será que no me guste con lo que he visto.



(Tiempo de juego - Alrededor de 10 horas): Muy duro se me hizo al principio, pero empieza a remontar. Es tal y como sospechaba un Deus Ex pero demasiado pretencioso. Los enemigos son aburridísimos. Es como si hubiera jugado este juego cien veces ya. No es mal juego pero esperaba mucho, muchísimo más. A ver cómo evoluciona a partir de aquí.



Maldito Prey. Te he odiado tanto y te he acabado queriendo tanto... Si cuando llevaba unas diez horas de juego me dicen que ibas a acabar teniendo muchas papeletas de aparecer en los Premios Raúl Minero 2018 como lo mejor que he jugado este año, me hubiera descojonado. De verdad, ¿qué clase de juego es capaz de hacer cambiar tu percepción de una manera tan drástica? ¿Qué juego es capaz de parecerte una mierda y a las 10 horas considerarlo un grandísimo juego? Y no es que Prey haga nada diferente, no hay un momento donde digas "wow, vaya cambio". Las primeras horas de Prey son muy similares a las últimas, pero de alguna manera, caí rendido ante el juego. Sí y no, porque tuve muchos momentos de dudar del juego incluso cuando veía los títulos de crédito. El poso posterior que me ha dejado el juego días después, eso sí, está siendo muy pero que muy bueno.

Prey es un... ¿reboot? No lo sé, la verdad. No tiene absolutamente nada que ver con el Prey de 2006, y en la Wikipedia lo define como una "reimaginación de la propiedad intelectual". El caso es que al principio del juego, cuando ves la introducción y todo el tema de la simulación, entiendes cierta relación entre los juegos. Esa capacidad de alterar tu mente de alguna forma va relacionada en ambos juegos, y pensaba que por ahí iba a ir la cosa. Me gustaba esa idea de hecho, pero no, porque en Prey esa introducción es anecdótica y no existen momentos de este tipo en absoluto.

Pasada esa buena introducción, Prey pasa a ser un Dishonored, un Deus Ex, y sobre todo por cuestiones evidentes un System Shock más. Caminos alternativos, árboles de habilidades y una sensación enfermiza de libertad. Sí, enfermiza, porque Prey hasta se pasa de abierto. Creo que es el juego de este tipo más abierto que me he encontrado, dando tantas opciones que abruma. Desde la clásica rama del hackeo, poder levantar objetos pesados y similares, hasta cosas menos evidentes como la posibilidad de usar una de tus armas para crear plataformas que te permiten llegar a todas partes, sin contar el propio jetpack que nos permite movernos con mucha libertad por los propios escenarios. Hasta podemos usar los poderes alienígenas para transformarnos en un objeto del escenario, o incluso usar una ballesta de juguete para alcanzar interruptores fuera de nuestro alcance.


¿Por qué me falló Prey? Fue un cúmulo de cosas, pero esa sensación inicial de estar registrando armarios para coger basura de Bethesda que se traduce en un inventario muy incómodo, ver que estás ante un Deus Ex y tener esa sensación de que ya has jugado a este juego un montón de veces y además ver que te esperan un montón de horas por delante, ver también que las luchas con los enemigos son bastante aburridas y que la variedad es escasa, unido al mal feedback de las batallas donde todo se oscurece y ves cosas rojas y no sabes ni si te están dando, y mezclado todo con el hecho de que las secundarias al principio están para que andes y no puedas alcanzarlas, pues digamos que no fue el mejor caldo de cultivo. Sus gráficos no son los mejores, pero no es algo que me afecte a la hora de llegar a plantearme incluso abandonar un juego como casi hago con Prey, fue su jugabilidad lo que me tiraba más atrás, o mejor dicho, sus mecánicas. Lo que proponía ya sentía que lo había hecho. Es más, si queréis otro indicio de lo perdido que estoy con este juego, mirad las puntuaciones en aspectos visuales y jugables de la ficha del final, y cómo contrastan con ese 7.5 de valoración final.


Las secundarias son un buen ejemplo de mi experiencia con este Prey. Soy un completista nato, rozando lo enfermizo, y siempre acudo a lo secundario antes de a lo principal. En Prey hacer esto es echar como diez horas vacías hasta que te das cuenta. Como dije antes, andas un montón de tiempo en busca del marcador de una misión secundaria para llegar a una puerta inaccesible, bien sea por tu falta de habilidades o incluso porque la historia no ha llegado a ese punto. Tener un juego tan abierto como Prey tiene esas cosas. Después de varios de estos episodios, te das cuenta de que la mejor opción es avanzar bastante en la historia, mejorar a tu personaje y desbloquear todos los accesos a la estación, que no son pocos.

Y aquí está el viraje, porque las secundarias en sí me encantaron. Secundarias que aportan mucho y que ayudan al desarrollo de la historia, pero sobre todo al desarrollo de Prey como juego. La razón de esto es que Talos I, la estación espacial, está llena de historias. En esto me recordó mucho a BioShock. Entras en una habitación, y cada cuerpo sin vida tiene detrás una historia. Es como recrear una escena de un crimen. Despensas cerradas que al abrirlas muestran a dos personas de la mano sin vida con una pistola al lado. Cadáveres que muestran una cara de terror mientras que sus brazos intentan alcanzar el botón de cierre de seguridad. Cuerpos sin vida dentro de una nave que flotan alrededor de bombonas de oxígeno que jamás consiguieron alcanzar. Prey irónicamente tiene mucha vida.


No sólo el hecho de que los escenarios estén tan cuidados, es también el hecho de la personalización de los cadáveres. No son meros trozos de carne para que los registres, son personajes con nombre y apellidos y que acabarás conociendo. La estación es grandísima y hay mucha gente, pero Prey hace un ejercicio sobresaliente para que entiendas cómo funciona, y su diseño es tremendamente lógico. Al final del juego tienes una idea perfecta de cómo funcionaba la estación, a qué se dedicaba cada tripulante y las relaciones interpersonales.

Teniendo en cuenta lo poco que me ha gustado Prey en su parte de FPS, y las veces que ya he jugado a juegos de este estilo, es la historia y sobre todo lo que he comentado de Talos I lo que convierte a Prey en un juego bastante superior a mis primeras impresiones.

Prey no es un FPS, pero eso no quita para que la acción esté mal llevada

Tengo nuevamente sensaciones enfrentadas sobre el juego, sobre lo que le sobra y lo que no. Tengo más claro que le sobran todas las partes donde estás en gravedad cero, pero por ejemplo no sabría decir si me gustaría un juego más directo. Como digo, lo que se ha conseguido en términos de libertad y de recreación de la estación espacial es sensacional, y aunque hubiera agradecido otro tipo de juego lo cierto es que probablemente haber cambiado esto hubiera estropeado todo lo que alabo de Prey.

Este no es un análisis que vaya a ayudar a mucha gente, yo lo sé, pero he de ser sincero conmigo mismo y expresar todas mis dudas. En ese momento de crisis que, repito, duró como 10 horas, el juego no hubiera ni aprobado. A día de hoy, roza el 8 lo cual es una nota portentosa en este BloJ. Y lo más llamativo de todo eso no es el cambio, es el hecho de que no hay absolutamente ninguna razón entre medias ni ningún acontecimiento dentro del juego.


9 comentarios :

  1. Pude jugar Prey solo una vez, a modo de prueba, y la verdad es que a simple vista me gusto.Las gráficas no eran nada del otro mundo, pero el estilo artístico me cautivo. Ahora sé gracias a ti que el juego puede llegar a ser un poco aburrido. Así que ya estoy avisado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé muy bien qué decirte. No llegó a parecerme aburrido, fue más esa sensación de no aportar nada nuevo, pero aburrido como tal no es. Si a simple vista te gustó te diría que pruebes. Mis problemas con él fueron al principio básicamente.

      Eliminar
  2. Me ha encantado el vídeo análisis, te voy a dejar los comentarios por ambos sitios jajaja
    Pues fíjate que probé la demo y tampoco me llamó mucho, y lo que comentas de lecturas intrascendentes me tira para atrás cosa mala, es un recurso de Bethesda que antes toleraba y a día de hoy aborrezco. Igual con recoger mierdas para acumular en feísimos y enrevesados inventarios,los gráficos feotes y los combates mediocres.
    Pero para no haberte gustado tanto tiene notaza (para ser en tu blog) y lo que cuentas bueno de él, todo pinta guay. Lástima la falta de tiempo, quizá caiga algún día a 20 € en físico. ¿Recomiendas para iniciarte con la desarrolladora antes este o los Dishonored?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo del vídeo y por dejarme el comentario *_*. Ya imaginarás que lleva bastante tiempo hacerlos, así que sinceramente, recibir un sólo comentario -ahora que básicamente he empezado y todo- es suficiente motivación para seguir. Espero que te gusten los que vaya sacando ^^.

      Ya te contesté por YouTube, pero por alguna razón no leí lo de la recomendación. A mí, aunque le puse menos nota, me gustó más Dishonored. Si buscas libertad casi absurda Prey tiene más, pero Dishonored también es muy libre y además tiene un diseño visual increíble. Su temática y su ejecución me parecieron mejores. Ahora bien, ten en cuenta que cuando jugué a Dishonored no había jugado a tantos juegos similares. Quizá si hubiera jugado a Prey antes que Dishonored te estaría diciendo lo contrario.

      En cualquier caso, sí, yo iría a por Dishonored, además que andará más barato ya y así apuesta segura!

      Eliminar
    2. Genial, gracias por la aclaración. Creo que tiraré antes por los Dishonored y luego por Prey, por el tema ambientación y sigilo, aunque esa libertad de Prey sea muy seductora. A ver si puede ser antes de que acabe el año 😂

      Eliminar
  3. Tengo los dos Prey pendientes de jugar ¿Cuál te gustó más?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienen nada, pero nada que ver. Como si me dijeras que tienes un Doom y un Dishonored pendientes. Yo te diría que jugaras a los dos, pero que el primer Prey era una maravilla inusual siendo un FPS rígido clásico. Prueba de ello es el 8 que le puse en El BloJ que además fue una rejugada que siempre pierde algo. A este Prey ya ves que un 7'5 y bien sabes que las notas están muy caras. Ambos juegos están muy bien pero no esperes alguna similitud.

      Eliminar
  4. Le tengo mucha curiosidad, pero no he jugado a Deus Ex (ninguno), Dishonored ni tampoco a los System Shock, así que mi TOC me impide acercarme a él hasta que haya jugado al menos a un par de los otros.

    Eso y que no tengo tiempo + dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya digo, igual hasta te viene bien jugarlo asi. Eso si, atribuirás méritos a este juego que probablemente vengan de mucho más atrás.

      Eliminar