martes, 28 de noviembre de 2017

Moto Racer 4

Mira mamá, sin manos.



A mí me habláis de Moto Racer y me habláis de un juego al que le dediqué una gran cantidad de horas en mi niñez. Un juego tremendamente bien hecho, del que me he molestado en buscar un gameplay para asegurarme que mi recuerdo era certero y no mera nostalgia. Moto Racer sigue siendo a día de hoy uno de los mejores juegos de motos que he jugado. Moto Racer 4 es otra historia, aunque se le ven intentos de algo. Desarrollado por Artefacts Studios (Garfield Kart, The ABC Murders) la realidad es que es un juego bastante inferior al primer Moto Racer, y estamos hablando de una diferencia de 20 años.


Menús poco inspirados, música que sólo funciona bien en carrera y un extraño diseño que acerca más a los motoristas a los Power Rangers que a verdaderos corredores es la tarjeta de presentación de un juego que, no nos engañemos, tampoco se ha querido entender. Moto Racer 4 tiene físicas horrendas que hace que muchas veces chocarse contra el quitamiedos te de más velocidad que quitártela. Tu castañazo tiene que ser muy llamativo y muy frontal para que tu motorista salga despedido por los aires. Lo de frenar lo dejamos para otros juegos porque aquí existen prácticamente dos velocidades: velocidad máxima y velocidad máxima con turbo. En definitiva, Counter Strike tiene más de simulador de motos que Moto Racer 4. Quitaos de la cabeza cualquier cosa que no sea la palabra arcade.


Moto Racer 4 es esa recreativa fácil de jugar pero difícil de dominar. Sus variados circuitos, sus ya dos tipos de carreras clásicos -moto cross y superbike- y su variedad en modos de juego convierten al juego en un producto atractivo a priori, pero insuficiente en su ejecución. El online por lo menos funciona bien, siempre y cuando engañéis a algunos amigos ya que encontrar partida puede llevar mucho tiempo.


Así que sí, Moto Racer 4 se deja jugar. Es divertido a su manera aunque se le note la poca inspiración. Es rápido -y furioso-. Es buena opción multijugador y no funciona mal tampoco como una experiencia únicamente single player. Todo es correcto sin grandes aspavientos, pero pierde en la comparación con su propio origen, y bueno, en su terrible diseño.


No hay comentarios :

Publicar un comentario