sábado, 4 de noviembre de 2017

Late Shift

Tu aburrida y monótona vida como guardia de seguridad de un parking de coches de lujo está a punto de cambiar cuando alguien te apunta con su pistola y te obliga a participar en un robo. Tuyas serán las decisiones que te llevarán hasta cada uno de los finales que tiene preparado para ti Late Shift.

Podéis ver el gameplay completo con mi partida a Late Shift en YouTube.

No me ha dado tiempo a saborear demasiado Late Shift. Vaya por delante que no soy un experto en este tipo de juegos, pero esperaba un poquito más. No sé si Late Shift entra dentro de los estándares del género, pero si es así le queda mucho por desarrollar.

Late Shift es ese juego frontera entre juego y película. Seguro que os habéis topado con algo así, o incluso habéis grabado/creado algo por el estilo. Late Shift no es más que otro de esos libros de "elige tu propia aventura" pero llevado a un juego. Pero lo que sí ves en Late Shift desde el primer momento es que aquí hay billetes de por medio. Al igual que pasara con la parte grabada de Quantum Break, Late Shift ofrece un montón de razones que invitan a pensar que esto no es el producto de un par de cabezas con buenas ideas y pocos medios. Lujosos coches y localizaciones pasarán ante tus ojos, y las cámaras son tan buenas que en muchos momentos uno parece estar presenciando una verdadera producción cinematográfica. Buenas actuaciones, buena trama y buena ejecución que llevó a Late Shift a ser proyectado en algunos cines donde la audiencia elegía mediante una aplicación el devenir de los acontecimientos. Muy curioso todo esto.


Elegir entre las opciones que se nos presentan será nuestro único objetivo, y normalmente no se nos concede mucho tiempo para reflexionar. En Late Shift hay varios caminos que nos conducirán a siete finales diferentes, y, tras haberlo jugado unas cuantas veces, he de decir que sí que es un juego donde tus decisiones cambian bastante la trama. Gran pista de esto es que el juego ocupa cerca de los 20 gigas, pero cada partida dura menos de una hora, por lo que es evidente que hay muchas más escenas grabadas más allá de lo que te arroje la primera impresión.


Aquí es donde Late Shift se me tuerce. Quedé contento con mi primera partida a pesar de haber tenido un final malo -el que se ve en el gameplay-, pero los males se me vinieron encima cuando descubrí que para ver todas las escenas y caminos posibles has de jugar al juego una y otra vez sin posibilidad de omitir partes. Al contrario de lo que hacen por ejemplo las visual novel, aquí no hay manera de saltarse trozos que ya has visto y te tocará ver las mismas escenas una y otra vez hasta que llegues a las ramificaciones que te interesan. ¿Conclusión? Tienes que estar unas 7 horas -contando con que siempre obtengas un final diferente- viendo una y otra vez lo mismo si de verdad quieres ver todo lo que hay en Late Shift.


"No seas tan agonías y no veas todo", me diréis, pues sí, pero poned que como yo acabáis en un final malo y queréis saber qué ocurre realmente. No os vais a librar de tener que rejugar Late Shift un par de veces mínimo si queréis saber todo lo que hay detrás de él, y desgraciadamente os tocará tragaros todo desde el primer minuto.

Es eso y sólo eso lo que le quita grandes puntos a Late Shift. Hubiera preferido también una historia con menos finales pero más larga, y es que como digo al fin y al cabo pocos serán los que se dediquen a intentar sacar cada uno de los finales. Uno no acaba de empatizar con los personajes porque no da tiempo a ello, y por desgracia muchas decisiones dependen de esto. En cualquier caso, repito que mi partida -la primera- fue muy entretenida, y quiero quedarme con ese recuerdo por encima de todo.


1 comentario :