jueves, 15 de junio de 2017

E3 2017: Sony

La madrugada española de Sony siempre es uno de los platos fuertes, uno de los cabezas de cartel de este festival que siempre es más espectáculo que realidad y del que todos con gusto participamos. Últimamente es el termómetro del E3, debido sobre todo a la ausencia de Nintendo que apuesta por un modelo totalmente diferente. La conferencia de Sony no será recordada durante años, desde luego.



La conferencia abría con un curioso juego de luz y sonido para presentar Uncharted: The Lost Legacy, la primera aventura de la saga en incluir a Chloe Frazer como protagonista y que actúa como expansión independiente. Acto seguido, se ofreció un trailer de la expansión para Horizon llamada Horizon: The Frozen Wilds.

El teórico primer plato fuerte llegó a continuación: Days Gone. Es la segunda vez que se ofrece un trailer de estas características en un E3 del juego, y el resultado a vuelto a ser el mismo. Ves que el juego no conecta con el público, y que éste tampoco sabe qué es lo que falla exactamente. Durante el trailer ves cosas interesantes, pero no sé si es por su aroma a refrito de otros juegos o por otra causa que la realidad es que el juego no acaba de levantar expectación a pesar de que Sony está empeñada en que así sea. Las sensaciones que tuve fueron exactamente las mismas que la primera vez que vi el primer trailer.

Sony, como ha demostrado en los últimos años, cuida mucho sus presentaciones en el escenario

Llegaba entonces un bloque de juegos orientales. Monster Hunter: World pinta bien, pero no he jugado a ningún juego de la saga y no puedo opinar más allá. Tan sólo puedo añadir que gente que me rodea que sí lo ha hecho está bastante ilusionada. Me ilusioné yo bastante cuando vi Shadow of the Colossus y lo reconocí en el primer pantallazo. Se me bajó un poco la adrenalina cuando ya fríamente me di cuenta de que estábamos ante otro remaster. Bueno, hay polémica a día de hoy con ello, y es que muchos lo anuncian como remake y otros como remaster. La compañía habla de remake, pero está lejos de ser lo que entendemos por remake. Más bien la impresión que me da es que es un "Director's Cut Remaster". Nuevos gráficos, nuevas animaciones y en definitiva nuevo esqueleto para un juego que será el mismo, pero que probablemente incluya algunos colosos más que no se pudieron incluir en el juego original. El tiempo lo dirá. Este bloque se cerraba con un Marvel Vs Capcom: Infinite que sin duda quedará a la sombre del nuevo Dragon Ball anunciado en este E3.

Remaster o remake la conclusión no cambia: innecesario

Volvíamos a occidente de la manera más tópica. Celebré el lanzamiento de Call of Duty WWII porque llevaba tiempo diciendo que una vuelta de CoD a los orígenes sería interesante, pero he de decir que el trailer me pareció malo de narices. Puede que estemos ante la enésima oportunidad perdida de reinventar la saga.

Realidad virtual, la gran olvidada del E3 y que aquí, por obligación, tiene más sitio. De verdad, si lo de la realidad virtual da la vuelta y se acaba imponiendo creo que sería mediante la VR de Playstation, por accesibilidad y de alguna manera "unificación de producto" ante la consola más masiva. En cualquier caso, Sony presentaba Skyrim VR, del cual ya estamos hasta las narices. Luego lanzaba Star Child del cual no sé qué pensar, pero parece diferente a todos los demás VR que han salido en estos años. The Inpatient también pinta curioso, aunque tan sólo vimos una pincelada con la que poco podemos soñar. Un juego de pesca de Final Fantasy con VR: Monster of the Deep, un FPS que pinta horrible hasta en el trailer llamado Bravo Team VR y uno de estos juegos cuquis siempre obligatorios en este tipo de bloques llamado Moss cerraban el aburrido pero obligatorio capítulo de la realidad virtual en la conferencia.


Trailer gameplay de God of War. Digamos que me pareció bueno pero que no me llegó a emocionar como sí lo hizo la primera vez que lo vi. El juego parece haberse convertido en una especie de Uncharted hack and slash con incluso cierto tufillo a The Last of Us. Más interés causó en mí Detroit: Become Human, lo nuevo de David Cage al cual considero un gran visionario. Si estáis en el otro bando, probablemente estéis muy escépticos ante este nuevo título. El contenido exclusivo de Destiny 2 ocupaba los últimos momentos de la conferencia antes de lo que sería el juego estrella.

Lágrimas por The Last of Us 2

La conferencia cerraba con Spider-Man para sorpresa de todos. No por el hecho de ser Spider-Man, más bien por las ausencias de la misma. En cualquier caso, Spider-Man pinta increíble, y parece ser un Batman: Arkham -con demasiado descaro quizá- al que por desgracia le han metido una sobredosis de QTE. En cualquier caso, muy interesante y triplemente apetitoso para los seguidores del trepamuros. El tiempo dirá si este juego consigue tener la identidad suficiente o simplemente es un juego bien hecho que se basa en la copia de Batman.


La conclusión final es sencilla recapitulando los títulos vistos: Sony no ha presentado nada. Quitando el Spider-Man, todo lo demás son juegos que ya se conocían y de los que hemos tenido nuevos trailers. No sólo eso, juegos como The Last of Us 2 ni siquiera tuvieron presencia en la conferencia, y grandes juegos que se han ido viendo estos días para la consola han sido vistos fuera de ella. Mala conferencia, además con un público bastante pasota que además tenía el volumen excesivamente bajos. Por haber hubieron hasta problemas con el streaming.Buenos juegos pero que ya conocíamos. Sony bastante mal, aunque queda por delante de Bethesda y desde luego EA. No llega sin embargo a lo que ofreció Microsoft, Nintendo ni Ubisoft.

2 comentarios :

  1. Sí, el mismo humo habitual pero, encima, sin grandes juegos que anunciar. En serio ¿Sony es alérgica a dar fechas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un copy paste de conferencia, pero bueno. Como digo se lo perdono porque llevan un par de años decentes.

      Eliminar