martes, 1 de diciembre de 2015

Life Is Strange

Este análisis, como todos los que aparecen por El BloJ, está más que libre de spoilers.

Cómo me gustaría rebobinar en el tiempo para avisar a los programadores de lo que iban a acabar por hacer.


Life Is Strange es uno de los juegos del año. Es innegable la contundencia con la que ha llegado el juego de Dontnod Entertainment (Remember Me, del que además toma alguna idea) y que se ha traducido en un montón de seguidores que ya claman por una segunda temporada.


El fenómeno del videojuego-serie se está expandiendo gracias en parte al enorme éxito de The Walking Dead (por aquí los análisis de la primera temporada, del DLC 400 Days y de su segunda temporada). Ya por entonces Telltale llevaba repitiendo el formato en juegos como Sam & Max, juegos que se vendían por capítulos de distribución habitualmente bimensual, pero las conexiones emocionales de dichos juegos no eran lo suficiente como para que el formato realmente lo petara como ahora lo está haciendo. Unid a esa fórmula inicial juegos como To the Moon que buscan las lágrimas  y la emoción descaradamente, y terminad la receta con la tan de moda toma de decisiones que empezó a despegar con la saga Mass Effect. El cóctel os dará lo que viene a ser uno de los géneros más apreciados por los jugadores, los videojuego-series, de los que como no nos andemos con cuidado nos podremos hartar.

Yo mismo deseaba este Life Is Strange desde el primer episodio. Lo vi y sentí que tenía todos los elementos que pueden enamorarme de un juego. Como suelo hacer con este tipo de juegos por entregas decidí dejarlo pasar hasta que estuviera completo, porque esperar meses para poder avanzar tiene su magia pero también hace todo un poco más inconexo. El día en que salió el último capítulo ya estaba deseando jugarlo, pero fue al leer la opinión de Pere Sbert en su estupendérrimo blog Con F... de Freak! cuando definitivamente decidí atacar sin pensármelo dos veces.

Fire, walk with me

¿Por qué es tan encantador Life Is Strange? Para empezar, su ambientación de instituto es sensacional, y eso siempre atrae para una serie. Fiestas universitarias, acoso escolar, drogas, desfases, clubs exclusivos elitistas y por supuesto romances e infidelidades están a la orden del día de manera casi contextual, porque la historia está lejos de ser un capítulo de Física o Química. En cualquier caso, el formato serie en Life Is Strange es todavía más obvio y se lleva con orgullo, incluyendo además de las clásicas introducciones de "en episodios anteriores" momentos musicales a mitad de juego propios de la estructura de una serie actual.

Una trama adulta en un contexto adolescente, y funciona

Life Is Strange se inicia cuando Max Caulfield, una estudiante de fotografía de un prestigioso instituto situado en la imaginaria población de Arcadia Bay -bastante Twin Peaks-, tiene una visión en la que la localidad queda arrasada por un gigantesco tornado. A partir de ahí, Max descubre que es capaz de rebobinar el tiempo, permaneciendo intactos sus conocimientos. Max usará -y abusará- de sus poderes para extraer información y saber de antemano qué pasaría a la hora de afrontar cada situación. ¿Que por ejemplo vas a la heladería y no sabes que sabor elegir? Vas probando todos y rebobinando. ¿Que tu pareja se enfada porque no le has preguntado por el examen? Pues rebobinas y a otra cosa. Por supuesto, todo esto que pinta tan bien acaba siendo el verdadero quebradero de cabeza de Max en el momento en el que sus poderes empiezan a evolucionar.

Conoce a Max Caulfield

Lo que de verdad diferencia el juego de otros es la toma de decisiones. En Life Is Strange tus decisiones importan y mucho, y no hablamos del efecto The Walking Dead en el que salvas a un personaje para ver como muere un cuarto hora después porque así está establecido. Aquí tomar decisiones es difícil, y normalmente no hay elección óptima. Además, es un juego que premia bastante al jugador cotilla, a ése que realmente se mete de lleno y explora cada rincón del juego, hasta el punto de que una profunda exploración es capaz de salvar a algún personaje importante. Nunca me había sentido tan reconfortado y premiado por dedicar mi paciencia y mi atención a un juego como en Life Is Strange.

Gracias a Dios tenemos todo el tiempo del mundo para tomar cualquier decisión

Seré directo y no me andaré sin rodeos. Si bien al principio el juego me dejó bastante que desear porque no acabé de casar con todo el rollo de poder rebobinar cada vez que no nos gustara una de nuestras decisiones acabé enamorado del capítulo 2 y del capítulo 3 hasta niveles insospechables. Todo empezó a bajar en el capítulo 4 que ya rozaba lo predecible, y definitivamente se estrelló en el paupérrimo final que, directamente, nos planta un Mass Effect 3 ante los ojos volviendo a joder todo lo que tiene que ver con el tema de toma de decisiones. ¿Para cuando un juego que realmente merezca la pena en este sentido? Life Is Strange lo hace genial durante mucho tiempo, pero cuando lo tiene más a huevo más la caga, y eso es bien doloroso. Basta leer a la propia Dontnod Entertainment diciendo antes de la aparición de los capítulos 4 y 5 que estaban trabajando a toda mecha para darse cuenta de que este juego, con una mejor planificación de cara a la trama o con simplemente más tiempo para encontrar una resolución óptima, podría haber sido uno de los juegos del año -aunque probablemente acabe siéndolo a pesar de sus fallos-. Muy atropellado para el ritmo que llevaba de inicio.

Fuera de todo esto, los gráficos tienen personalidad, pero no puedo decir que me gustaran. Agradezco el enorme trabajo en expresión facial -no es lo que fue Half-Life 2 en su época, pero está bien- y lo prefiero a que los árboles sean más o menos bonitos, pero hay que poner cada cosa en su sitio.

Max y Chloe llevan el peso argumental

En el vídeo que acompaña al análisis, nos asomamos -sin spoilers- por una ventanita a lo que es Life Is Strange. Algunos ejemplos que dan a conocer sus mecánicas, su historia y su ambientación universitaria tan fabulosa. También habrá tiempo para jugar un poquito con nuestros poderes para desgracia de Alyssa.


En definitiva, Life Is Strange es muy recomendable. Mucho. Puede que me muestre descontento con ese borrón que supone la recta final, pero no puedo negar que es de los juegos que más veces me ha hecho tener los pelos de punta y con el que más tiempo he pasado pensando una decisión a tomar. Ahora sólo falta dejar pasar un poco el tiempo para saber cuál de las dos sensaciones se acaba imponiendo más, pero mi recuerdo de momento es bastante bonito, y conforme pasan los días/semanas mucho más. Lo que está claro es que Telltale ha tomado nota de Life Is Strange, y si no lo ha hecho debería.


10 comentarios :

  1. Buenas!!

    En primer lugar gracias por la referencia! tu blog también es fantabuloso (yo también me invento adjetivos :P ). Me alegro que el juego te haya gustado tanto (un 7,5 en una reseña tuya es casi un 9 en las del resto de los mortales).

    También felicitarte por el texto en sí, que me ha encantado, joder, cada día escribes mejor (tendré que esforzarme aún más). En resumen una reseña estupenda.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un 7'5 es bastante alto por aquí xD. Si te vale de algo conforme pasa el tiempo mi recuerdo es mejor y mejor. Veremos a ver si no se cuela entre los candidatos a mejor del año cuando de los denominados Premios Raúl Minero a fin de mes xD.

      Gracias por tu felicitación *_*, me sobrevaloras :D

      Eliminar
  2. Lo tengo a medias pero después de leer tu análisis lo retomo de cabeza. Aunque me parece que va a ser bastante mejor que el de Juego de Tronos que también lo tengo a medias. Creo que jugaré primero el de Juego de Tronos y después este. Así a lo mejor puedo disfrutar los dos.

    Lástima lo que comentas del final De todas formas, conseguir un buen final es una asignatura pendiente en el 95% de las películas y con los juegos de índole cinematográfica creo que pasa igual. Que me venga a la cabeza se libra The Walking Dead season 1 que tiene un final realmente duro e impactante.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque es evidente que la calidad "narrativa" de los finales de un videojuego -y de todo un juego, no nos engañemos- está lejos de cuotas cinematográficas -alguien dijo sabiamente que la narrativa de los videojuegos está ahora en la etapa del cine mudo con rótulos- mi queja va más hacia la forma y no hacia el fondo. El final en sí me gustó, lo que no me gustó fue cómo llegar a él. En un juego donde las decisiones mandan al final todo se resume a A o B...

      Eliminar
  3. Aunque tenga varios baches importantes en general es buen juego. Estoy muy deacuerdo en que Life is Strange premia al jugador que se para a investigar el entorno, sólo me gustaría que el juego no incitase a lo contrario metiéndote prisa a base de amigos y mensajes al móvil diciéndote que te des prisa porque llegas tarde. Y tampoco estaría mal que no chafase algunas de las decisiones morales más duras con una marcha atrás forzada por el guión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que identifico todo lo que mencionas y estoy de acuerdo. Tiene detalles mejorables, como todo juego, solo que aquí son pequeños resbalones que se hacen algo más inexplicables.

      En cualquier caso el cómputo global es sensacional ^^.

      Eliminar
  4. Me esperaba menos nota por tu parte y un análisis más destroyer. Me alegra que te haya gustado tanto, es de mis favoritos del año (ahora mismo no caigo en ninguno que me haya gustado más).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente me ves como un ser abominable maltratajuegos deseoso de poner a parir el juego de moda de turno. La tristeza me invade seriamente y_y.

      Eliminar
  5. Gracias por enseñármelo (el juju) aunque llorara más que en toda mi vida <3. Me encantan tus análisis cuando los entiendo.
    :*

    ResponderEliminar