martes, 15 de diciembre de 2015

Waking Mars

Venid a echar un vistazo a mi plantación marciana.




Tiger Style (Spider: Rite of the Shrouded Moon) nos traía en 2012 un juego humilde pero a la misma vez diferente. Clasificar Waking Mars es bastante difícil, pero si secuestráis a mi familia y me obligáis a salvarla eligiendo un género tendría que apostar por el puzle. Sin embargo, si nos metemos en las etiquetas que Steam le ha otorgado podemos ver mucha variedad: exploración, plataformas, aventura e incluso metroidvania. Decidid por vosotros mismos.

En Marte hace rasca

En Waking Mars encarnamos a un científico que establece contacto con vida extraterrestre en las cavernas de Marte. Esto, que en el juego ocurre nada más empezar y que inexplicablemente tampoco supone una fiesta, nos llevará a interactuar con unos seres que parecen plantas -se nos encarga de dejar claro que no lo son- y que parecen tener una función dentro del ecosistema por el que nos estamos moviendo. Nuestros avances irán revelando cada vez más cosas y la trama se acaba tornando en una película de ciencia ficción -ecológica-. Quizá esto os haga pensar en mucha acción y en extraterrestres con ganas de acabar con nuestra vida, pero Waking Mars es completamente opuesto a eso y acaba siendo una experiencia relajante en un marco científico.



Esa es la premisa, la cual se traduce al juego en forma de... ¿gestión? Nuestra función será expandir semillas y esporas en suelos fértiles de manera que la llamada biomasa alcance los niveles recomendados para cada habitación. Cada semilla/espora da lugar a una "planta" distinta, que tiene sus propias vulnerabilidades, mecanismos de reproducción y demás características propias de la fauna/flora. Si bien una planta es buena para determinadas funciones puede convertirse en peligrosa para otras especies, por lo que nuestra función es la de optimizar la distribución de todas las criaturas. Somos un científico encargado de repoblar el interior de la caverna, de "despertar a Marte" acelerando el proceso natural que hubiera llevado miles de millones de años.

Mirad mi jardincito
En el vídeo podéis comprobar un poco el funcionamiento de Waking Mars, así como presenciar algunos de mis jardincitos marcianos.



Como veis el planteamiento está bastante bien, sobre todo porque a pesar de ser un juego que no hace nada nuevo, se acaba sintiendo como tal. No se me ocurre ningún juego parecido y a la misma vez las sensaciones que produce son considerablemente comunes. Divertido, relajante y diferente.


2 comentarios :

  1. Este estaba muy chulo, pero al final entre pitos y flautas (y cambios de PC) nunca llegué a terminármelo. Igual algún día le doy una reintentona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, no sé, si ya viste un poco de qué iba la cosa no es que varíe mucho. De todas formas es bastante cortito.

      Eliminar