sábado, 19 de diciembre de 2015

Ryse: Son of Rome

El juego-demo técnica.

Joder, qué gráficos

Llegaba 2013 y se nos echaba encima una nueva generación de consolas -sin que nosotros la estuviéramos pidiendo-. Apareció Xbox One con el extremo deseo de demostrar al mundo lo potente y revolucionaria que iba a ser con sus gráficos que iban más allá de la imaginación -sin que nosotros lo estuviéramos pidiendo-. Microsoft buscó aliados, y encontró a Crytek (Crysis, Far Cry) que tiene el que probablemente sea el mejor motor en términos técnicos a la hora de apostar por gráficos que buscan el fotorrealismo. Así, Ryse: Son of Rome salía como juego de salida para Xbox One exclusivo con el siempre brillante CryEngine a sus espaldas, pero ya sabéis que en Xbox "exclusivo" es una palabra muy a corto plazo.

La masa jugadora abofeteando a Ryse: Son of Rome

No sé si pretendían crear una especie de God of War propio como Sony tiene para su compañía, o simplemente querían apostar por una nueva IP. En cualquier caso, el efecto de Ryse fue ínfimo, y más allá de los gráficos la gente no encontró nada en él. Ya os adelanto que a mí me ha gustado y no poco, pero me imagino en el contexto, como mi primer juego de una pseudo nueva generación, y las sensaciones son bastante más negativas.

Pero joder, qué graficos

Jugado ahora, en 2015 en su versión de PC -aparecida en 2014-, el juego se degusta bastante mejor. Te tienen que entrar los gráficos bien en general, porque como busques jugabilidad la cosa te va a decepcionar, no por fallar, sino por sus ausencias. La variedad de Ryse es la misma que encontrarás en pelar doscientas patatas para un comedor. Prepárate para grabarte en sangre el combo clásico de X-X-Y y vence a una variedad de enemigos que difícilmente llega a cinco. Encárgate de ese ejército de clones bárbaros y dirígete a la siguiente localización para disfrutar de las vistas, que merece bastante la pena.


Más allá de sus ausencias jugables, Ryse se ha llevado mandoblazos por parte de los usuarios en dos campos ya un poco clásicos. Primeramente, la duración, que potencia esa sensación de que estamos ante una especie de demo de lo que puede hacer la Xbox One. En PC la versión disponible incluye todos los extras, lo cual extiende considerablemente su duración gracias a los modos online de batallas en el coliseo romano e incluso batallas para un sólo jugador. Seguidamente, los siempre poco adorados QTE -Quick Time Events, traducidos en pulsar un botón en el momento adecuado para terminar con éxito una animación o una secuencia de vídeo como tal-. Muchas quejas sobre esto pero lo cierto es que es como si no estuvieran. Lo único que cambia a la hora de enfrentarnos a un QTE es la bonificación que obtendremos por hacerlas debidamente. Si nos equivocamos, todo seguirá su curso como si nada. Eso sí, frenan la batalla con constantes pausas convirtiendo el juego en un festival de cámaras lentas que firmaría Michael Bay.

¡PERO JODER, QUÉ GRÁFICOS!

Otro pilar que fue atacado por las bárbaras masas de jugadores fue su historia, y realmente no lo entiendo. No es una maravilla, pero va más allá del cliché. Eso sí, el protagonista es el menos carismático que he visto en mucho tiempo. Ryse: Son of Rome se acerca más a lo real que a lo irreal, aunque hay grandes dosis de mística y de "placeres divinos".

Por cierto, los extras son por una vez de lo mejor del juego

Esta vez tenemos un vídeo diferente, con una primera parte que incluye el típico vistazo al juego y una segunda que... bueno, vedlo vosotros mismos.


Probablemente vapuleado en su momento con razón, porque como juego de salida es bastante decepcionante, pero con perspectiva es un juego decente que a mí me gustó especialmente. Vaya de antemano que no lo recomendaría tanto como a mí me ha gustado, pero ahí queda.


4 comentarios :

  1. Eres un valiente, enhorabuena, ante un juego que solo gusta a los graphic whore, pero no te voy a dejar solo y lo diré, a mí también me gustó. Con todos los defectos que dices, pero con esa pasada de ambientación en uno de los períodos históricos que más me gusta para ambientar un juego, Roma. Además, definitivamente no soy objetivo con los juegos de Roma. En su momento jugué el Rome 92 AD y desde entonces me enganché.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por manifestarte en mi soledad. Me gustó y no poco como se ve en la puntuación, a pesar de tener esa jugabilidad tan extremadamente simple.

      Eliminar
  2. Pues ya somos tres! Ryse fue, junto con Ori nd the blind forest, uno de los juegos que me compré cuando me hice con la consola y lo disfruté como un enano. Gráficamente incomensurable, con una historia interesante y aunque jugablemente es más básico que un rodillo de cocina, es jodidamente épico, y a mí lo épico me triunfa un montón!

    Buena entrada, hace que me sienta un poco menos solo en el mundo! :P

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro *_* podemos formar el club de fans oficial del juego ya con 3 xDDD.

      Eliminar