sábado, 19 de diciembre de 2015

God of War: Ghost of Sparta

El Dios de la Guerra que no quiere ser una deidad nos presenta el segundo spin off para PSP que no desea ser spin off.


Pocos juegos veo en portátil que traten a su sistema con grandeza. Ésta fue una de las razones por las que tanto me gustó Resident Evil: Revelations, y también por las que ya disfruté del anterior God of War: Chains of Olympus. Ghost of Sparta es todavía mejor que su antecesor en portátiles y trata a la saga con verdadero respeto y grandeza, tal y como merece.

Tenemos una extraña asociación mental de que las consolas portátiles tienen un punto casual e incluso familiar. Bueno, al menos yo lo tengo. Me llama la atención siempre que veo un juego extremadamente serio o violento en una Nintendo DS o -bastante menos- en una PSP. Es algo así como cuando sale un ser diminuto en una película arrancando cabezas a la gente. No sé explicarlo mejor, lo siento. God of War: Ghost of Sparta es bastante más bruto que Chains of Olympus, y está a la altura del resto de la saga en cafrerío. Kratos sonríe.

Pero más allá de haber trasladado esa brutalidad, cosa que no es ninguna tontería para un God of War, el juego es todavía más grande que Chains of Olympus. Más imponente, con mejores gráficos -emplea la capacidad total de la PSP, por lo que si buscas los límites gráficos de la misma es tu juego- y con muchas más horas de juego extendidas con modos de juego adicionales que incluyen arenas de batalla y desafíos. Chains of Olympus se me quedó algo corto, pero Ghost of Sparta sin duda tiene en cuenta todos los factores.


Un juego de una saga con tanto renombre e importancia -muy disipada a día de hoy, pero estuvo entre los más grandes- como God of War tiende al spin off en cuanto se mete por los terrenos de PSP. Eso es así, y más cuando sabemos que la historia de sus entregas se coloca entre acontecimientos de uno y otro juego o en forma de precuela. Pues bien, la historia de Ghost of Sparta es muy buena. Quizá típica, quizá simple, pero igualmente funciona y se aleja de lo que solemos ver en este tipo de juegos. Podría pasar perfectamente por el argumento de un God of War "gordo" y se toma en serio a sí misma, con escenas de vídeo buenas y pasajes introductorios que ahondan en la figura del propio Kratos. No era ni necesario, pero es un extra muy bueno para valorarlo.

Poco más que decir, porque os invito a que leáis también el análisis de Chains of Olympus cuyas virtudes se aplican fácil a Ghost of Sparta. No tiene sentido llenar esto de letras, simplemente es más grande y mejor, sin llegar a ser en ningún momento una revolución porque jugablemente es exactamente igual -más variado, pero no puedes esperar mucho más en un hack and slash-.


3 comentarios :

  1. Totalmente de acuerdo, juegazo que mejora en mucho a su predecesor, y visualmente es impresionante lo que bien que se ve para ser una PSP. Diría que son los mejores gráficos de PSP, no puede pensar en ningún otro que le supere (o incluso que le iguale) en este aspecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya adelanté en los comentarios de Chains of Olympus que me había encantado. DE verdad, una de las más gratas sorpresas que me he llevado este año, y como digo sin hacer nada diferente a lo que conocíamos de God of War.

      Eliminar
  2. Podría pasar por un GOW de sobremesa. Mi pregunta es ¿como coño han conseguido meter este monstruo en un UMD?

    Por el resto un GOW de pura cepa, con sus cosas buenas y las no tan buenas... que no es poco.

    ResponderEliminar