viernes, 16 de octubre de 2015

Assassin's Creed: Bloodlines

Me gusta mucho la saga de Assassin's Creed y no tengo ningún reparo en reconocerlo. A pesar de ello, por aquí han pasado algunos como Assassin's Creed III o Assassin's Creed: Liberation que se llevaron bastantes palos. Sin embargo, mi movimiento cuando Gadwind me dejó su PSP fue bastante predecible, ya que me puse a jugar a este Bloodlines antes que a cualquier otro de los títulos potentes de la portátil de Sony. Así, conseguí continuar con mis intenciones de jugar a todos los Assasin's Creed habidos y por haber, ya que el formato es más el de una serie que el de una superproducción con el ritmo de títulos que llevan ya desde el primero.



Assassin's Creed: Bloodlines tenía además un aliciente: Altaïr. A día de hoy mi personaje favorito de la saga y también uno que no pudimos disfrutar tanto como otros, ya que su aparición se remonta al Assassin's Creed original y a algunos pasajes del muy interesante Assassin's Creed: Revelations. Quizá precisamente por no haber sido trillado en exceso, le tengo un cariño especial, y aunque sería un paso atrás demasiado grande -y con demasiada manifestación comercial- creo que celebraría un nuevo Assassin's Creed con Altaïr.

Altaïr Ibn-La'Ahad
Ahora bien, al César lo que es del César, porque aunque Altaïr sigue luciendo bien la realidad es que este Bloodlines es de lo más innecesario. No llega a los niveles de indiferencia de sus compañeros menores de DS -Altaïr's Chronicles y Discovery-, pero no creo que muchos acaben encantados con el desarrollo de la historia y su importancia en la saga. Es en el fondo un mal menor, porque en todos está en la cabeza que es un spin off y realmente avanzar o profundizar en la historia no es su apuesta, pero tampoco había que dejar tan de lado el desarrollo de la misma, teniendo el mismo interés que un día en el que Altaïr fue a comprar el pan.

Los responsables de esta versión exclusiva para PSP son Ubisoft Montreal en colaboración Griptonite Games, una empresa que se especializó en trabajos para portátiles y en adaptar conocidas películas y series a consolas. Hacen un trabajo interesante, sobre todo en el apartado técnico, pero desde luego no es el juego que enseñarías a alguien para recomendarle que se comprara una PSP, a menos que lo que estés enseñando sean fotos estáticas. Bloodlines es un juego tremendamente repetitivo, incluso más plomizo que el Assassin's Creed original, y aunque su duración y grandeza es evidentemente menor no quita para que sintamos ese indescriptible tedio que convertía al primer juego de la saga en una experiencia recomendable para unos pocos elegidos.

La PSP carga los escenarios por barrios, y en todos ellos hay buenos gráficos pero nula variedad. Así, deambularemos por callejuelas que parecen todas iguales y que para colmo están vacías. La razón se nos da al principio, argumentando que la gente se ha refugiado en sus casas por temor al gobierno tiránico instaurado. Todos sabemos que esto no es más que: "oye chicos, que la PSP no va a cargar chorrocientas personas como pasaba en las consolas/PC". Cada barrio tiene medallas que actúan como coleccionables y que nos darán puntos para desbloquear habilidades especiales centradas en el combate. Más os vale prestar atención a ello, porque aquí las partes de sigilo e infiltración son inexistentes y las ensaladas de sablazos se suceden a cada paso. De hecho, pasar inadvertido es bastante difícil, y se acaba convirtiendo en un juego de acción más cercano al hack and slash que a la aventura plataformera.

Y casi mejor.

Porque si hay algún punto donde falle Bloodlines es en su vertiente plataformera. Manejar a Altaïr puede ser un sufrimiento considerable, y el stick de la PSP tampoco es el más indicado para la precisión que demanda un Assassin's Creed, que por muy imantadas que estén sus plataformas exigen un mínimo de lógica a los mandos. Aquí Altaïr hará un poco lo que le de la gana, en parte por el imposible control de una cámara que pide a gritos un segundo stick para controlarla. Probablemente sabedores de todo esto, la vertiente plataformera ha sido simplificada y más allá de escalar unas pocas atalayas no tendremos que recurrir a las habilidades saltarinas de Altaïr en esta entrega.

No sentiremos tanta grandeza como deja caer esta imagen, pero no está mal

Técnicamente bueno aunque poco variado. Falla en el control, en la historia y en no conseguir sacudirse una sosez galopante, pero de alguna manera no hay nada que destaque tanto negativamente como para defenestrarlo. No te pierdes nada si eres seguidor de la saga, pero ni amándola se puede decir que ganes algo.

Aquí tenéis el ranking personal de Assassin's Creed hasta la fecha -de lo que podemos considerar saga principal-.

1 - Assassin's Creed IV: Black Flag. Si no cojeara en historia sería casi el juego perfecto.
2 - Assassin's Creed: Brotherhood. Sentó la estructura de los nuevos Assassin's.
3 - Assassin's Creed: UnityPor momentos roza lo mejor de la saga.
4 - Assassin's Creed: RogueSi no existiera Black Flag, sería de lo mejor.
5 - Assassin's Creed: Revelations. El juego que me reconcilió con Ezio.
6 - Assassin's Creed II. La contestación a las críticas sobre lo repetitivo del primero.
7 - Assassin's Creed. Altaïr sigue siendo el mejor personaje de toda la saga.
8 - Assassin's Creed IIIImagina ser Mamá me gustó más.

Y aquí tenéis el resto de análisis de spin offs y similares.

Assassin's Creed Chronicles: China. Interesante nuevo sistema.
Assassin's Creed Chronicles: India. Se le ven más sus carencias.
Assassin's Creed: Liberation HD. Primo hermano del III, pero con poco mejor.
Assassin's Creed: Bloodlines. La sosez hecha videojuego portátil.


10 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Felicidades, has hecho un mejor análisis del juego con tres letras que yo con mil párrafos.

      Eliminar
  2. A mí el juego este no me gustó casi nada, sobre todo por culpa del control, como dices le falta otro stick para orientarse, y eso hizo que acabara por abandonarlo, además de que me estaba aburriendo bastante.

    ResponderEliminar
  3. Ya decia yo que este juego me daba mala espina. Pensé que quizás me dabas una sorpresa pero.... Ya veo lo que hay. Por cierto, a mi los de DS me molan mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio? A mí me parecieron bastante flojos y con un retufillo a juegos para móviles porteados para DS. No eran malos malos, pero vaya, se notaba que no tomaban en consideración lo que la DS podía hacer.

      En cualquier caso éste nada que ver con ellos. Este es un Assassin's de toda la vida con su mundo abierto y tal.

      Eliminar
  4. Actualmente me lo estoy pasando. Mis impresiones son levemente mejores que las tuyas, pero solo levemente xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que no he sido muy duro con él, que hasta lo he aprobado xD.

      Me alegro de que lo estés disfrutando, aunque no acabo de asociar lo de diversión con este Bloodlines.

      Eliminar
  5. Buf, ese 5 lo veo muy generoso, es un juego muy mierder. Y te lo digo yo, que me lo pasé solo por afán de completismo. ¿Resultado? Desde AC 3 no he jugado ninguno más XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dejaste justo antes del IV que es el mejor!!! Pégate un homenaje con Black Flag que es una maravilla.

      Eliminar