viernes, 24 de octubre de 2014

Gran Hermano 15. Gala 8

Una gala muy putanesca.

La selfie no selfie


Perdón por mi ausencia la semana pasada. Sé que me habéis echado mucho de menos (bueno, mis amigos imaginarios así lo hicieron) y que dos semanas sin verme hablar de mi reality estrella es algo muy duro. La semana pasada además ocurrió el momento esperado por todos: la expulsión de Lucía. Por mi muy bien aunque el concurso nos haya quedado un pelín descafeinado. Con todo y con eso sigo pensando que es de los mejores Gran Hermano de la historia, lo cual choca con las diversas opiniones que veo por Twitter de que esto es un coñazo. ¿No será que abusáis en demasía del 24 horas?

Salsa putanesca
Pero tengo que empezar antes de meterme en faena con un par de reflexiones con Mercedes Milá como protagonista, y es que la de ayer no fue una de sus mejores galas. Para empezar, la polémica de la semana se ha centrado en un comentario muy fuera de lugar en el que Paula llamaba "putanesca" (así como muy adjetivizado) a Lucía aprovechando un momento oportuno, si es que hay alguno para algo así. Omar tardó algo en enterarse y éste, así en frío, se dirigió a Paula para decirle que la única puta que había en la casa de Gran Hermano había sido ella. A partir de aquí, enzarzamiento con calidad verbal de alto nivel pero nada puramente remarcable ni opinable.

La cosa está en que en plató Mercedes Milá quiso quitarle hierro al asunto y dejar de malo a Omar alegando que "puta" no es un insulto, e inició una extraña campaña que bien podría llevar de hashtag por Twitter #YoSoyPuta defendiendo la integridad y profesionalidad de las prostitutas. Algo así como cuando te llaman payaso y abogas por la defensa del oficio en cuestión. Claro está, querida Mercedes (esto no va con ironía, a mí siempre me ha gustado a pesar de sus días malos), que el problema de fondo no es que la llame puta o no, sino el hecho de usar una palabra o expresión que pueda herir a otra persona. Llámese puta o llámese hija de puta. Nadie en este país te suelta un "hija de puta" queriendo meterse con tu madre, y nadie en este país te llama "puta" queriendo meterse con todas las prostitutas de este país.

Esta extraña cruzada es un nuevo episodio de algo que llevo detectando un tiempo, y es un número de personajes públicos considerables intentando, de alguna manera, conectar con la gente joven. Sí, de alguna manera piensan, de una manera probablemente inconsciente, que diciendo esta clase de cosas contactan con esos espectadores más abiertos y liberales que no han vivido una época de dictadura franquista ni una transición y tienen una nueva serie de valores donde muchas veces "todo vale". Hacen este tipo de comentarios como "yo también soy puta" o "qué problema hay en acostarse con trescientos a la misma vez" sin pararse a pensar en las verdaderas consecuencias. Es un poco como cuando tus padres usan palabras como "tope guay" o "enrollado" para intentar acercarse a tu jerga delante de tus amigos sólo que cuarenta veces más hardcore. Bueno, a mí eso no me ha pasado nunca, pero creo que lo entendéis.

Poned vosotros el pie de foto que queráis, yo no soy capaz

Dejando ya este capítulo aparte, que al fin y al cabo es algo mucho más subjetivo que lo que viene ahora, la Milá se metió en un mismo berenjenal ella solita dos veces durante la entrevista de Alfredo, concursante expulsado con un 75 % o así de los votos, lo cual me parece un resultado muy elevado para lo que realmente ha hecho dentro de la casa. Hablo de los perdones preconducidos de la presentadora que impulsan al concursante en un estado de desorientación a pedir perdón muchas veces sin saber por qué, y sobre todo a conducen al espectador a pensar que ese perdón no es sincero. Tras mostrarle un vídeo en el que Alfredo estaba 100 % equivocado, era fácil de esperar un perdón del mismo, pero en lugar de ello nada más terminar el vídeo Mercedes Milá le soltó un discurso que venía a decir algo así como: "cuando uno ve que ha hecho algo mal tiene la oportunidad de pedir perdón". Esa preconducción de la disculpa hace que pierda mucho peso, y es absolutamente innecesaria. Entiendo que Mercedes Milá quiera proteger y ayudar a los concursantes que como digo deben de salir bastante débiles psicológicamente, pero creo que ganan así muy poco de cara al público. Estoy casi convencido de que Alfredo hubiera pedido perdón sin tener que ser guiado, y hubiera quedado mucho más natural.

El segundo episodio de esto fue todavía más crítico, y es que en medio de la despedida de Alfredo con sus compañeros la Milá coló un "¿no le ibas a pedir perdón a Paula?". Alfredo tenía pensarlo fuera de la casa, y además es como debería ser más que nada porque las normas de Gran Hermano así lo establecen. "No se puede otorgar información del exterior", pero más concretamente "no puedes decir nada de lo que has visto en esta entrevista". Quizá este año ha cambiado la cosa, pero siempre ha sido así. Pedir perdón a Paula por el vídeo del "perro" es lanzar una bomba dentro de la casa que le estalla a Omar en la cara y se convierte en piruletas para Paula, que con todas las expulsiones y este tipo de cosa debe verse con el maletín en la calle.

La nueva familia de Omar

En los primeros Gran Hermano nos parecía una chorrada eso de no dar información del exterior. Creíamos que no afectaba tanto, y no ha sido hasta que han pasado unos cuantos cuando nos hemos  dado cuenta de lo vulnerables que son ahí dentro en ese aspecto. Dar "información del exterior", aunque sea esa simple cosa, ya es suficiente motivo como para poner la casa patas arriba, no sólo por el hecho en sí, sino por los aplausos o abucheos que le acompañan después por parte del público y que sirven de medidor exacto de la temperatura en el exterior, lo cual puede acabar siendo una verdadera lluvia de cuchillos para más de uno.

La expulsión de Alfredo sí que es un mensaje del exterior para Omar y Vitín que ven su estancia en el concurso peligrar. Loli ha decidido que merecen una oportunidad, por encima del cadáver de Shaima a la que acaba de degollar como a un cordero que sacrificas a tus dioses. Loli se acojonó ante esas votaciones en positivo y a la cara y decidió darles los dos puntazos a Omar y Vitín, los cuales se han salvado de la nominación. Al final, Shaima, Alejandra y Paula están nominadas, y la verdad es que no sé a quién prefiero.

Porque Alejandra está salvada. Es el ejemplo máximo de alguien que no se mete en muchos líos pero que tiene presencia en el concurso. Marta, la anterior concursante de Albacete, también fue así. Su prima Yoli en cambio también cae bien pero no acaba de salir ilesa de sus encuentros con Jonathan. Por su parte, Paula es una de las protagonistas de la edición, y echarla ahora es un poco fastidiarla. Nos queda mucho que ver con Omar, y además si la cosa se pone especialmente aburrida siempre podemos usar a Lucía para la repesca. Para acabar, Shaima es nuestra voz ahí dentro. No me gusta casi nada, pero es de alguna forma la que pregunta y mueve todo lo que nosotros tenemos en mente. Echarla es también fastidiar el programa, así que no tengo ni idea de quién debe salir esta vez.

Shaima, Paula y Alejandra son las nominadas

EL RANKING


1 - Azahara. Es que me cae increíblemente bien. En serio. Soy plenamente consciente de que es un mueble y de que Bustamante ha aportado más dentro de la casa que ella, pero sigue pareciéndome la persona que más merece la pena actualmente. Además, esta semana parece que se ha soltado un poco, y parece que con Juanma nos va a dar algún que otro vídeo. No obstante, ya dudo un poco sobre si bajarla algún puesto, pero de momento seguiré confiando en ella.
A Luis le han tocado la picha esta semana
2 - Alejandra.
3 - Juanma.
4 - Yoli.
5 - Luis. No sé qué me pasa con Luis que no me acaba de entrar. Es como que veo que oculta algo, o que es demasiado simple, no lo tengo claro. Me da la sensación de que si le subo demasiado acabaría arrepintiéndome.
6 - Jonathan.
7 - Paula. Otra que no sé muy bien qué pensar. Me gusta a ratos (en general creo que lo ha hecho bien con todo el tema de Omar), pero me tira para atrás tantos otros que no sé qué hacer. Además, tengo la sensación de que si gana nos vamos a arrepentir un poco, algo así como cuando ganó Fresita su Gran Hermano.
8 - Hugo/Rubia.
9 - Shaima.
10 - Omar. Omar está por encima de Vitín y de Loli. Sí, esto es llamativo (de Fran no tanto), pero es la verdad. Es una mezcla de que me parece muy verdadero (aunque sea para mal) y sobre todo de que el concurso sin él sería bastante aburrido.
11 - Loli. Parecía que me iba a reconciliar de alguna manera con ella, pero su traición a Shaima en directo ha sido muy vergonzosa.
12 - Vitín. Mientras que Omar sería el que se pega con los huesos duros, Vitín es el típico matón de película que le pega a un niño.
13 - Fran. Podrás odiar a Paula por parecer que lleva un papel de los gordos o podrás odiar a Omar por su chulería barriobajera, pero ninguno de ellos peca de lo que más peca Fran: una falta de lealtad alarmante. Fran no se ha peleado nunca en su vida con nadie, o eso decía, así que mejor que esté preparado en su salida porque le va a dar una taquicardia.

1 comentario :

  1. No se ha peleado nunca con nadie y me lo creo. Si siempre le das la razón a todo el mundo independientemente de lo que pienses claro que no te peleas con nadie. Algo me hace creer que no es que sea malo, porque no se le ve malo, si me apuras al revés, pero no se puede ir así por la vida.

    ResponderEliminar