miércoles, 11 de junio de 2014

La crisis del reality show

¿Cuánto hace que un reality no acapara masas? Lo llevamos viendo ya un largo tiempo, el público empieza a desgastarse de los realities y las cadenas no saben muy bien cómo afrontar sus parrillas televisivas. Más que inventiva, se está optando por repetir diversas fórmulas de éxito sin aportar nada nuevo.



El primer indicio de desgaste de reality lo vimos hace ya mucho tiempo con una catastrófica edición de Operación Triunfo, la primera tras la marcha de Risto Mejide, que duró menos de un mes en antena. Una muerte de un formato que no volvería a tener repercusión hasta la llegada de la primera edición de La Voz, programa que no puede aguantar una nueva edición sin verse resentido (más si nos lo empachan con spin offs como La Voz Kids). Es curioso comprobar como en otros países todas estas fórmulas continúan vivas y la gente lo sigue consumiendo como el primer día. Está la posibilidad de que sea la genética española que necesite siempre de algo nuevo, pero creo que opto más por la incompetencia de aquellos responsables de diseñar los realities.

The Voice UK no estuvo tampoco exento de escándalos

Después llegaría el último Gran Hermano, uno de los menos vistos de la historia y con decisiones organizativas que todavía resuenan demasiado y que hasta hacen preguntarse a uno mismo el interés que había detrás de ellas. No olvidemos que Gran Hermano siempre son palabras mayores, y aunque la mayoría de vosotros considere todo como un gran pozo de basura donde caen todos los programas, los que disfrutamos de estas "mierdas perecederas" sabemos que Gran Hermano es otra historia. Habrá que ver cómo se desarrolla el nuevo Gran Hermano, pero ya desde los casting parece que se va a apostar por algo diferente. Al parecer se va a optar por un Gran Hermano por parejas. Esperemos que tenga más éxito que programas similares como La Casa de Tu Vida que apostaban por concursantes dobles y que también acabaron en un fracaso sonado.


En la actualidad lo que reina es el formato plano y sin sobresaltos. Lo hemos visto en la muy floja edición de Supervivientes 2014, también una de las peores que se han hecho y acortada en el tiempo por no dar más de sí. Una edición con demasiados asuntos extraordinarios ajenos al concurso que han llevado a uno de los realities estrella de Telecinco a ser una mera extensión de Sálvame Deluxe, y que además estaba condenado casi de inicio por culpa de un casting de sonoridad muy floja, sin grupo de concursantes anónimos y un montón de tronistas en el reparto. Luego se demostró que era un buen casting, pero la primera impresión fue nefasta, más comparándola con otras ediciones.

"Renovarse o morir" es fundamental en un reality. Muchas veces he dicho en las entradas de Gran Hermano que me gustaría que se volviera a un concurso puro, donde las estrategias sirvieran y donde no se tuviera la sensación de que son conducidos como marionetas hacia la sala de expulsión. La realidad es que creo que eso ya no vendería un pimiento, por lo que casi prefiero cualquier artimaña para mantener vivo el programa, aunque muchas veces se peque de invasivo con los concursantes.

La audiencia cada vez más desierta en Supervivientes

Pero donde de verdad la cosa está mal es en los realities de segunda categoría. Esto es como la crisis real, que a los ricos les ha afectado pero siguen siendo ricos. Esos ricos son Supervivientes o Gran Hermano, que hagan lo que hagan tienen una base de seguidores imborrable que siempre garantizan unos picos de audiencia remarcables. La verdadera crisis la tienen los programas pequeños, los realities de segunda que han visto como sus programas eran vistos por cuatro gatos mal contados.

Recientemente ha terminado el segundo Mira Quién Salta, uno de los pocos realities que cuando veo me aburre tanto que no suelo acabarlo nunca. Lo intento, voy, con fe, pero es que no puedo. ¿La razón? No hay gran divertimento en ver lo mismo cien veces. A casi todo el mundo le gusta ver, qué se yo, una demostración en un delfinario, pero casi nadie vería lo mismo semana tras semana. A todo eso hay que sumarle un casting muy pobre compuesto por viejas glorias de probablemente caché nulo que pagarían por participar en un programa de televisión y estirar un poco más el chicle de su fugaz estrellato, y, ante todo, el hecho de que es un programa en diferido que fue grabado hace unos cuantos meses y por tanto no es debatible en las tertulias diarias de las que vive Telecinco en un proceso de retroalimentación inimitable.
 
¿Por qué no apostar por algo diferente? ¿Por qué no hacer como en otros países una edición anual con todo tipo de florituras a modo de evento en una fecha señalada? Está claro que triunfaría algo así, aunque dentro de unos años cuando nos hayamos olvidado de Mira Quién Salta. ¿Por qué no destinar el presupuesto asignado a numerosas semanas pagando hoteles y salarios a un único día con casposos de primer nivel? Imaginad a Paquirrín saltando desde diez metros entre fuegos artificiales, casinos y furcias en, qué se yo, la noche de San Juan.

La calidad de la foto al mismo nivel del programa

Pero hay otros casos tristes como es el de Un Príncipe Para Laura. Un programón que supera con creces a su anterior edición y que ha sido seguido por muy poquita gente. Éste ha tenido especial mala suerte porque ha estado sujeto a continuos cambios de horario por culpa de, entre otras cosas, el fútbol, que caprichosamente ha deparado prórrogas y demás eventos al programa de Cuatro. A pesar de que ha perdido parte de la sorpresa sólo por ser la segunda edición, su sentido del humor y capacidad de ridiculización de situaciones y personajes estaba intacto.

No triunfó, porque no se renovó. Era lo mismo, era la misma clasificación de guapos, únicos, nerds y simpáticos y no se apostó por cambiar un ápice de lo que estaba hecho. Como comerse una pizza barbacoa mediana y al día siguiente comerse una barbacoa familiar. ¿Por qué no cambiar los grupos? ¿Por qué no incluso apostar por una princesa mucho más atípica? La gente más que cantidad empieza a exigir variedad, pero los responsables de todos estos programas parecen utilizarlos para rellenar huecos en lugar de mimarlos y darles la forma adaptada a lo que la gente quiere.

Al menos a ella le valió para encontrar novio

Ha terminado una temporada de realities y en el horizonte no hay nada más que Gran Hermano. Ha habido sobresaturación en estas últimas semanas pero ninguno de ellos ha volado como debería un programa estrella de la cadena. Quizá este verano llegue Campamento de Verano 2, que es como el sumun de lo casposo y lo mal hecho, pero precisamente por eso se sigue viendo como fresco y divertido. Estoy convencido de que Campamento de Verano 2, con un casting apropiado, podrá cosechar más éxito que la mayoría de realities que he mencionado en la entrada, precisamente por ser mucho menos acomplejado y contar con la etiqueta de telebasura en negrita. En cualquier caso la sensación es que se necesita un reality nuevo, y a ser posible que no incluya tronistas de Mujeres y Hombres y Viceversa. Excepto Oriana, que espero que esté en todos y cada uno de los programas que invente Telecinco.

8 comentarios :

  1. Claro que La Voz triunfa en otros países, si en vez de a Antonio Orozco yo tuviera a Mika, Tom Jones y, sobre todo, a Mel B. pos claro que lo veía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si tu viste la de Melendi, que estabas insoportable durante el viaje diciendo "venga que tnemos que llegar a la heladeria cafeteria que va a empezar La Voz"

      Eliminar
    2. Oye, no inventes. Yo vi el primer programa contigo y fue la risa, pero no vi nada más, entre otras cosas porque no estaba en España.

      Eliminar
  2. "la mayoría de vosotros considere todo como un gran pozo de basura donde caen todos los programa"

    ....sí, la verdad :_D

    A ver, intentaré hacer un comentario serio, pero ya aviso que será difícil, pues si ya de por sí estos programas no son Santo de mi devoción que absolutamente toda la gente de mi edad estén enganchadísimos a ellos y me borbandeen diariamente con todo lo que sucede en ellos no hace que mi cariño por los mimos aumente precisamente.

    Mi opinión en general hacia estos productos ya la solté el día que hable de Corina en el blog (sí, un día hablé de un reallity show en el blog, no preguntes) y vendría a ser algo así: me parece lamentable sustentar un programa televisivo en airear la vida privada de gente, ridiculizar a gente o bañarse en el morbo que supone ver cómo otra persona lo pasa mal. Obviamente esto no incluye todos los reallity, pero sí a una buena parte de ellos. Cosas como, por ejemplo, Operación Triunfo me parecían "un mal menor" porque estaban brindando oportunidades a gente para triunfar en la música, ¿pero y Un príncipe para Corina? Me pareció esperpéntico, en serio. Mira que soy un cabrón que disfruta con el humor negro (y negro del nivel "¿Cómo metes a 200 judíos en un coche?") pero hay una diferencia entre eso y tirarse una hora viendo un teatrillo (porque además más falso no podían hacerlo) de gente fingiendo ser estereotipos con patas comportándose como auténticos idiotas.

    En fin, no me extiendo más, que al que le guste muy bien, pero yo por lo menos soy incapaz de disfrutar con esta clase de productos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero Corina lo viste entero? ¿Qué fue lo que te movió a elegir ese reality? xD

      Es muy respetable todo lo que dices, y lo entiendo, pero se te escapa un factor muy determinante, y es que (al menos todos los que he visto) siempre los concursantes/participantes forman parte de la "maquinaria", y de alguna manera aceptan ser ridiculizados y "lapidados" televisivamente. Es una "vejación consentida" (hoy estoy muy comillas xD) y por tanto es un "pecado menor". Al principio la cosa poco tenía que ver con eso, pero con el paso del tiempo dudo que haya algún concursante que desconozca cómo funciona el tema excatamente. Esto no quita para que muchas veces sea lamentable, y eso ya va cada uno en la escala de tolerancia o de valores o como quieras llamarlo.

      Sobre el teatrillo o no que mencionas, claro, eso ya es opinión. A uno le puede parecer un teatro guionizado mientras que a otro le puede parecer que es tal y como es, mientras que llegará un tercero al que le parecerá que simplemente es una exageración de un "personaje". En cualquier caso la línea que marca la diferencia entre esto y otras tantas cosas no es tan gruesa. Llevo días viendo gente sin para de comentar el E3 como si fuera un reality.

      Ojalá yo tuviera tu gente que te bombardea, que yo no puedo hablar con nadie de realities salvo con tronistas chonis que me siguen por Twitter (a las cuales adoro, un saludo desde aquí) xDD

      Eliminar
    2. Joder, pues lo mío es un "OH TÍO ME ACABA DE CONTESTAR [entro den la web de mujeres y hombres a ver si encuentro algún nombre que me suene] TONY AL TWITTER OH DÍOS MÍO QUE FUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEREEEEEEEEEEEEEEE", y esto cada dos días sin saber de qué coño me están hablando :´D

      No, no lo vi entero, quedé asqueado ya con el primer capítulo xD Es más, fuera un día con mi ex, quedáramos con unos amigos y se pasaron todo el día dando la matraca con el maldito Corina, así que al día siguiente llovía y dijimos "Bah, ¿vemos el primer cap a ver qué pasa?" La entrada habla por sí misma del resultado :_D

      http://thisblogendswithyou.blogspot.com.es/2013/06/un-principe-para-corina.html

      Eliminar
    3. Jajaja, pero bueno es que Corina es el reality más ficticio de toda la historia. Más que reality debería llamarse "ficticity" xD. Es el programa más conducido, maquillado y editado de la historia, y precisamente la gente lo ve (bueno, lo veía) por los montajes y la edición que lleva. Fuiste a elegir el reality menos reality xD.

      Pero bueno, no te voy a decir que pruebes a ver otro para opinar que es lo que parece porque es evidente que cualquiera sabe de qué va la cosa. Sólo quería dejar constancia de que Corina es dificilmente catalogable incluso como reality xD

      Y lo que molaba tu blog hablando de tele *_* Te animo a seguir por el blog el proximo gran hermano xDDD

      Eliminar
    4. Por tener no tengo ni TV en Santiago, creo que con eso ya lo digo todo xDDDD

      Eliminar