miércoles, 17 de abril de 2013

Momentos Emotivos de Videojuegos - Mafia y Mafia II

Spoilers como camiones de grandes. Si tienes interés en jugar al juego es recomendable que no leas nada.

La saga Mafia es una de las sagas más curiosas que hay. El primero acabó convirtiéndose en una especie de juego de culto ya que era un juego fabuloso pero del que no se habló demasiado. Con el tiempo la gente empezó a ver en él el gran juego que es, sobre todo cuando se anunció el segundo Mafia, que fue esperado durante años y se le dio un bombo y platillo que luego no se vio respaldado por amor precisamente (a mí me gustó mucho), y creo que por ventas tampoco. Son juegos de acción lineales en un entorno Sandbox. Esto es más una trampa que otra cosa, y es que la mayoría de la gente que esperó Mafia II se quejó precisamente de la poca libertad que había para hacer el cafre. Digamos que te ponen la ciudad, los coches para ser robados y los peatones para ser atropellados, pero no puedes hacer nada que merezca la pena. La gente esto no lo entendió, y esperó un GTA ambientado en otra época para encontrarse con que realmente estaba ante un juego lineal. En resumen, los que juegan para hacer el cafre en el GTA IV y se dieron cuenta de que había menos posibilidades que en San Andreas son los mismos que criticaron al Mafia II por eso, mientras que los que encontramos en GTA IV el mejor GTA hasta la fecha por su propia historia disfrutamos como enanos de un juego como Mafia II.

Vamos a lo que nos importa. El nexo que hay entre Mafia y Mafia II es como para que se te pongan los pelos de punta. El primer y segundo Mafia no comparten historia, Mafia II no es una continuación y no hay ningún tipo de relación entre ellos. Además se sitúa varios años después de los acontecimientos del primer juego. Sabiendo esto, uno se pone a jugar y se encuentra con un momento memorable, un detalle que incluso a alguno se le pasará por alto.

Más incomprendido que infravalorado

Es necesario ponerse en antecedentes con el final del primer Mafia. Después de meterte en el mundo de la Mafia, colaboras con la policía para declarar en contra de tu propio Don. Tras aportar datos consigues el encarcelamiento de Salieri y te ganas una nueva identidad gracias al programa de protección de testigos. Muchos años después, un ya envejecido Tommy (el protagonista) recibe una visita mientras está en el jardín de su nueva casa en su nueva vida. Dos hombres terminan disparándole y matándole después de haberle dado como explicación "venimos de parte del señor Salieri" (o algo parecido). El final del primer Mafia ya por sí solo se gana una mención en estos Momentos Emotivos de Videojuegos. Ese "no te metas en líos que al final la pagas sea cuando sea" es una moraleja que en el juego se manifiesta de una manera tétrica e inesperada, y a la misma vez épica y necesaria.

Más inesperado que cualquier otra cosa

En Mafia II, debido a tu fuerte amistad con un tal Joe (especialista en meterse en jaleos y asuntos sucios) acabas entrando en el mundo de la mafia. Es distinto a Tommy, el protagonista del primer juego, que fue adentrándose poco a poco y cuando quiso darse cuenta ya estaba metido de lleno. Vito (protagonista del segundo) y Joe se meten casi voluntariamente. Empiezas a realizar misiones y te metes en una interesante trama, donde la amistad va por encima de cualquier otra cosa. Vas avanzando y llegas a cierto capítulo, no recuerdo cual era, pero creo que eran unos dos o tres antes de llegar al último. Una misión rutinaria que consiste en ir a casa de cierta persona, leer unas palabras que nos habían dado en un papel y matar a una persona. Efectivamente, acabas matando a Tommy, acabas matándote a ti mismo, a tu yo en el primer Mafia mientras mandas los saludos del tal Salieri que ni habías oído en todo el juego.

El momentazo (la ropa de Vito es cambiable, gracias a Dios...)

Esta paradoja esconde además arte en su ejecución, y es que no hay música que acompañe de una manera emotiva, no hay ni siquiera una escena de video que lo haga todo más antológico. Vas, te lo cargas y sales corriendo escapando de la policía, como si fuera una víctima cualquiera. Un detalle que quedará en tu memoria grabado (si es que te acuerdas del final del primero) probablemente por delante del propio final del Mafia II.

2 comentarios :

  1. Pues iba a leer la entrada porque estos juegos nunca me habían dicho nada, pero después de leer el primer párrafo he parado y he pensado que los voy a jugar. ¿Nunca te han ofrecido trabajo como publicista de videojuegos? Desde que te leo he perdido prejuicios sobre más juegos que en el resto del tiempo que llevo jugando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teniendo en cuenta que pongo un montón de juegos a parir no sé yo... xD pero me alegro que confíes en mis palabras *_*, hasta que llegue un juego (perfectamente podría ser éste) que te parezca más malo que un dolor xD

      Eliminar