miércoles, 31 de octubre de 2012

Glorias y miserias de los Survival Horror

Somos muchos los que tenemos un alma masoquista en nuestro interior y disfrutamos pasando miedo en cualquiera de las artes del ser humano. Lo pasamos en grande yendo al cine a pasar un mal rato y hasta nos llevamos los abrigos en verano para taparnos cuando vaya a salir un fantasma en la pantalla, así como necesitamos poner Bohemian Rhapsody al revés con el único fin de encontrar un mensaje satánico, y si no funciona probamos con el último single del Tito MC (al revés o al derecho eso tiene que ser satánico por narices).

Desolador

Pero de todas las artes, la favorita de cagarrias como yo es sin duda pasarlo mal al frente del mando, y no, no estoy hablando de ese momento embarazoso que es coger un mando nuevo por primera vez y tener que mirar los botones para avanzar ante la atenta mirada de los de tu alrededor, estoy hablando de los Survival Horror Games (sonido de truenaco aquí).

Pero, pongámonos filosóficos un momento y preguntémonos qué es un Survival Horror Game. Generalizando, un Survival Horror Game es aquel juego donde tu ajuar vale más que la vida de cualquier ser humano. Si te encuentras en cualquier parte y se te escapa una pequeña sonrisa (incluso una risa nerviosa) cada vez que te encuentras un botiquín/bebida isotónica o un paquete de balas de rifle es que estás en un Survival Horror, y no hablemos si te encuentras una planta roja y te la guardas a pesar de que no sirve para nada porque sabes que pronto aparecerá una verde y vas a ser Dios. De esta manera, podemos establecer una ecuación básica y general:

Monstruos/infectados/fantasmas + Inventario + HUD nulo + Puzles abstractos + 3ª persona + Auto Aim = Survival Horror Old School

Lo que jamás, hasta la fecha al menos, vas a encontrar en un Survival Horror es una recuperación de salud milagrosa cubriéndote debajo de un palo. Esa ciencia infusa por la que en la edad media te hubieran quemado vivo por brujo no se da por fortuna en estos juegos. De todas formas, sería ya demasiado irónico que un juego que tuviera semejante sistema de curación tuviera la etiqueta “Survival”…

EL ORIGEN

Es curioso que un género potencialmente consolero tenga su origen en los gordos peceros.  Alone in the Dark (truenaco) veía la luz en 1992 y nunca salió para ninguna consola. Mientras que medio mundo se ñoñizaba con Cobi en las olimpiadas otro medio mundo pasaba miedo en PC descubriendo un nuevo género. Lo mejor de ser el pionero es que aunque cojas topicazos de cualquier arte la gente te va a alabar como el original. En este caso el argumento era tan simple como una mansión encantada, donde el dueño se suicidó y el caso se cerró en extrañas circunstancias. A partir de aquí, dos personajes elegibles cuyo andar daba más miedo que cualquier monstruo del juego y unos cuantos enigmas en un ambiente Lovecraftiano e inglés muy peculiar.

Alguien se ha pasado con el pintalabios

Lo que más destaca de Alone in the Dark es que no llega a ser un juego de acción. Existen pocos enemigos a los que vencer con métodos violentos y el juego se centra más en la resolución de puzles que en otra cosa. A pesar de ello, el juego era bien complejo y probablemente el que más libertad ofrecía de cuantos salieron después, por lo que la exploración era fundamental.

RESIDENT EVIL

Probablemente la totalidad de la población humana y gran parte de la Krogan coincidan en elegir una serie de videojuegos como referente absoluto del género. Resident Evil (truenaco) nos viene a la cabeza a todos cuando decimos las palabras Survival Horror, hasta tal punto de que no es que Resident Evil cumpla los “requisitos” necesarios con creces para entrar en el género, es más bien que hemos planteado dichos requisitos basándonos en Resident Evil. Olvidándonos de Remakes, Outbreaks y demás inventos extraños (y patateros), la evolución de Resident Evil se divide fácil en dos bloques, uno primero que incluiría los tres primeros títulos y un segundo bloque con los últimos juegos editados.

El primero de los bloques no deja lugar a duda en su pertenencia al género tratado en cuestión. Zombies y criaturas varias pululando por una mansión encantada, por la comisaría de policía o por las calles de Racoon city ansiosos por acabar con tu vida (lo que viene siendo un fin de semana cualquiera en la zona chunga de cualquier ciudad) mientras te dedicas a sobrevivir buscando las piezas necesarias para avanzar en tu aventura. Todo por supuesto con una cámara en tercera persona y además estática para recoger divinamente cada susto que hemos de sufrir. Porque Resident Evil es básicamente el juego de los sobresaltos, de los “ay que tranquilo que voy hasta que aparece un perro atravesando la ventana (entre música  del fin del mundo)”.

El primer Resident Evil se desarrollaba en una mansión llena de zombies. Tras una introducción inolvidable de película de serie Z en la que podría aparecer Jean Claude Van Damme en cualquier escena junto a Dolph Lundgren empezamos a resolver puzles y desvelar una trama interesante con traiciones y conspiraciones incluidas que sentaría las bases de futuros Resident Evil.

Resident Evil 2 es al primero como Alien el Octavo Pasajero es a Aliens el Regreso, simplemente más de todo. Más armas, más zombies, mucha más acción y más diversión pero con una atmósfera ya un tanto distinta. Resident Evil 2 es para muchos (incluido un servidor) el mejor juego de toda la franquicia, que no solo era decentemente largo sino que además incluía un segundo personaje que exploraba nuevas zonas (en Resident Evil 1, el elegir a Chris o a Jill era una cuestión más de dificultad que de otra cosa) y permitía jugar una nueva partida con un personaje en el escenario del otro. Además Leon Kennedy y Claire Redfield tenían hasta carisma, que es algo bastante raro de ver en la saga. 

El bloque de tofu de RE 2 tenía más carisma que Chris Redfield en RE 5

En Resident Evil 3: Nemesis, la saga empezaba a flaquear. Se repetía la fórmula pero esta vez con un único personaje jugable, nuevamente Jill. La única novedad significativa era la inclusión de Nemesis, un malo malísimo obsesionado con acabar con tu vida que se dedicaba a perseguirte por todo el escenario (y encima corría más que tú y hasta abría puertas) con música atronadora. En teoría tomabas decisiones que cambiaban la historia, pero o yo lo jugué muy mal (y no fue una vez solo desde luego) o esos cambios eran totalmente insignificantes. Además, la duración del juego era bastante irrisoria (no a la altura de Mirror’s Edge, pero no se quedaba atrás), y en lugar de otros personajes jugables se nos daba la posibilidad de cambiar de traje a Jill (y no, no había ninguno en pelotillas). Todos sabemos que si el juego hubiera salido ahora mismo, cada traje habría salido en un DLC sanguinario que valdría más que el propio juego.

El segundo bloque perdía su esencia al instante, dejando de ser Survival Horror para convertirse en un híbrido por lo que no hay que dedicarle mucho tiempo. Veía la luz con Resident Evil 4 y recuperaba a Leon como personaje principal desde una cámara situada detrás del jugador. Donde muchos vieron un insulto otros muchos vimos una evolución ante un estancamiento evidente. Resident Evil 4 es más un juego de acción que otra cosa, pero aún tenía sus enigmas que resolver y sus cosas de Survival Horror. Independientemente de esto, el juego era divertidísimo como pocos, y fue eso lo que le salvo de una gran condena. Además era un perfecto simulador de la vida en España, permitiéndonos conocer cómo se nos ve en el extranjero.

Ordenar tu maletín en RE 4 era más divertido que el propio juego

Posteriormente (y con demasiada poca diferencia temporal) llegaba Resident Evil 5, que asesinaba directamente el género del Survival Horror. Volvía esta vez Chris Redfield y se repetía el mismo sistema, pero esta vez con medio juego desarrollado de día y rodeado de negritos que no daban mucho miedo. No deja de ser particular que de más miedo un zombie que anda bien lento y tarda un año en girar del Resident Evil 1 que uno de estos negritos que corren poseídos con los ojos inyectados en sangre con un hacha en la mano hacia ti. Diga NO  a los infectados y SÍ a los zombies.

Resident Evil 5 seguía siendo divertido, pero ya se había perdido la novedad. Además, Chris Redfield tenía una chulería que daba directamente asco, no como Leon, que tenía una chulería encantadora. Por si fuera poco, Wesker ya era directamente Neo aquí (un amigo me comentaba con razón que es totalmente absurdo que la influencia de Matrix sea tan evidente cuando Matrix tiene precisamente influencias niponas, es algo así como japoneses intentando hacer juegos occidentales, con influencias de una película occidental que tiene influencias japonesas), e intentar buscar un poco de personalidad en este juego es una tarea bien complicada. Resident Evil 5 era directamente demasiado rápido para ser un Resident Evil y demasiado lento para ser un Gears of War.

Sheva, de las peores IA de la historia

Resident Evil 6 ha hecho acto de presencia y no sé nada de él, aunque lo poco que he visto hace que tampoco me de mucha ansia.

SILENT HILL

Pero no os engañéis, sus ilustrísimas majestades, el único objetivo de hacer este nefasto artículo es ensalzar nuevamente el Silent Hill como acostumbro en cada comentario y cada cosa que hago en esta vida.

Silent Hill (truenaco y la cara de Akira Yamaoka proyectada en el cielo nocturno) fue para muchos la respuesta de Konami a Capcom para combatir su exitoso Resident Evil. De hecho, hay miles de portadas de revista (quizá cuatrillones) y artículos bajo el título “Silent Hill, ¿el nuevo Resident Evil?”. Es evidente que, tras haber jugado al Silent Hill, los de Konami no se centraron en sacar su propio Resident Evil, más bien hicieron un juego totalmente distinto que incluía un montón de cosas diferentes al juego de Capcom. Antes de empezar, que quede de manifiesto mi nula objetividad para analizar cualquier Silent Hill. Por ello, es necesario aplicar las siguientes reglas:

-Si digo que algo es perfecto significa que está bien.

-Si digo que algo está más o menos bien significa que es nefasto.

En líneas generales, a diferencia de Resident Evil, los Silent Hill incluían una cámara móvil, que iba acompañando al personaje y además ofrecía planos absolutamente cinematográficos. Somos unos cuantos (espero) los que nos emocionamos solo con ver cómo se mueve la cámara cuando entras en el mítico primer callejón del principio (y como recrearon eso estupendamente en la película, todo sea dicho). Además, no había zombies ni nada típico, más bien criaturas salidas de la mente de un personaje (dependiendo del juego), y una historia increíble en todos y cada uno de los juegos de la serie, inquietantes, tristes y capaces de despertar algo dentro que ningún otro juego puede. Otra diferencia pasa por el uso imprescindiblemente necesario del mapa, hasta el punto, que sería el único juego capaz de estropear ese botón marginado que nunca se rompe por poco uso llamado Select. De hecho, el usar el mapa es tan enfermizo que a cada paso lo acabas consultando, y tanto es así que en el Silent Hill: Origins incluían entre las estadísticas un flamante “veces que se ha consultado el mapa”.

Y luego está la música… Akira Yamaoka merece un monumento. Parecía imposible incluir en juegos de terror como son los Silent Hill semejante música tristona y muy melancólica, aderezada con trip-hop e industrial alemán. El clímax llegaría con Silent Hill 3 y la aparición de Mary Elizabeth McGlyn, poniendo voces a más de una canción en los posteriores videojuegos, de una belleza tanto lírica como musical indudables. Sin duda, el mayor mérito del compositor ha sido no bajar el nivel en ninguno de los Silent Hill, y no son pocos los que han sido creados.

Con esto en Silent Hill, eres Dios

Pero aunque merecería la pena dedicar todo el artículo al señor Yamaoka, conviene hablar de videojuegos. Nuevamente aquí tenemos dos bloques diferenciados. El primero de ellos empezaba con el primer Silent Hill, que para unos cuantos era el mejor, ofreciendo una historia bastante confusa, que necesita de varias partidas para ser comprendida al completo (y aun así cuesta). De hecho, lo normal es que la primera vez que lo juegues consigas el peor de los finales y la nula explicación de casi todo. El juego, al contrario que Resident Evil, goteaba cultura asiática por todos los costados frente a la evidente esencia americana del juego de Capcom (no había más que ver la intro de Resident Evil para percatarse). Aun así, se seguían respetando los pilares básicos de cualquier Survival Horror, las distintas armas, el ahorro necesario de munición y por supuesto los puzles para poder progresar (aquí mucho más místicos y justificados que en Resident Evil).

Llegaría después de ello la desbandada de las cabezas principales creadoras de Silent Hill, excepto la de Yamaoka (por fortuna), para crear el proyecto Siren. Con esta premisa era complicado tener fe en Silent Hill 2, pero no solo salió un juego a la altura del primero, lo superó. Silent Hill 2 está considerado por muchos como el mejor de todos los editados hasta la fecha, incluyendo una historia totalmente nueva que no tenía nada que ver con la anterior y creando al antagonista por excelencia, Pyramid Head. La evolución, quitando la evidente mejora gráfica con su predecesor, no era muy grande, pero la increíble historia presentada era suficiente motivo como para elevarlo a uno de los más grandes del género. 

Pyramid Head opina sobre El BloJ

Con Silent Hill 3 se empezaba a notar la falta de ideas, y sobre todo el hecho de que no se podía mantener tanto tiempo una saga de juegos que tienen lugar en el mismo lugar. Aún con esto, Silent Hill 3 desvelaba unos cuantos enigmas del primero, y bajo la misma fórmula de siempre (si, esa de dar un paso, ver el mapa, dar otro paso, ver el mapa) ofrecía un juego bastante digno, cerrando una época dorada para la saga que no se ha vuelto a conseguir.

Llegaba entonces el juego maldito, Silent Hill 4: The Room y así el segundo bloque donde todos los juegos que han salido parecen más spin offs que otra cosa, aunque eso no quiera decir que sean malos juegos en absoluto. Para muchos, Silent Hill 4 es el peor de todos, y la verdad es que tenía algunas cosas que no acababan de funcionar (aplicar las reglas del principio). Entre otras cosas, se cambió el control del personaje a mucho peor, ahora solo tenías que pulsar la dirección a la que querías que fuera tu personaje en lugar del clásico Arriba=Avanzar. Dicho así hasta puede parecer bueno, pero había unos conflictos y unas cosas con las cámaras directamente infames. Además, en el juego tenías que pasar un par de veces por los mismos escenarios y por tanto no parecía muy variado, y el uso del mapa era un poco más abstracto. Quitando todo eso, que a mí no me parecía tan malo, el juego tenía una historia a la altura del resto, y el sistema de combate fue bastante mejorado. Además se incluía una cámara en primera persona para ciertos momentos que le sentaba bastante bien (y daba aún más miedo). Silent Hill buscaba salir de esa monotonía en la que había caído, y en cierto modo lo consiguió, con todo lo que eso conlleva, la repulsa de los fans más conservadores.

No hay nada más terrorífico que un mal alicatado

Otro de esos juegos con tufo a spin off fue el siguiente, Silent Hill: Origins, ideado para la PSP (ya empezamos mal). Además era el primer Silent Hill occidental de plenos poderes, bajo la producción eso sí del señor Yamaoka. Seguía con ese sistema de control anecdótico como poco (y aquí era bastante peor) y encima por primera vez la oscuridad era incómoda, pero no incómoda de que te resulte incómodo, no, no, incómoda de jugar. No tengo duda en que este fue el peor Silent Hill hasta la fecha, a pesar de que la historia, aunque un poco forzada, daba el pego como Silent Hill.

De esta manera llegamos hasta el Silent Hill Homecoming, para muchos el que ha desbancado al 4 del peor de todos ellos. Sin duda es el más americano, y cuenta con la mala suerte de haber salido después de la película. Por primera vez la cámara iba detrás del personaje, a lo Resident Evil 4, pero nuevamente la historia era digna de película y hacía de este juego un gran juego, quizá un poco descafeinado pero bastante jugable.

Y la última joya de la saga llegó con Silent Hill: Shattered Memories. Probablemente tenga la mejor de todas las historias y la forma en la que es presentada es magnífica. Es sin duda el mejor Silent Hill de los estudios Climax, y cierra una etapa importante ya que Akira Yamaoka se desvinculó tras este juego. Sin duda sirve como epílogo y no se limita a repetir la fórmula, ya que de hecho es el más experimental de todos los salidos. Es un Silent Hill sin armas y sin ningún tipo de defensa, hasta el punto de que ponerle la etiqueta Survival Horror es un poco errónea. A pesar de ser insultantemente corto es intenso como ninguno, y bastante rejugable, todo sea dicho, pero cuenta con el mismo mal que todos los de este segundo bloque, esa esencia de spin off que no se va en ningún momento.

Akira Yamaoka style

¿Downpour? ¿Qué?

LOS OTROS

Después de echar un vistazo a los papaítos del género, conviene como poco mencionar otros juegos del género que, si bien algunos son juegazos, no han tenido (aún, que este género no tiene mil años precisamente) la repercusión e importancia de los ya vistos. El primero de ellos, y por empezar por algún sitio y conectar con lo anterior, es un clon del Silent Hill un tanto descarado. The Suffering (truenillo copiado de uno grande de Silent Hill) copiaba hasta la manera de llevar la linterna del protagonista, y ofrecía exactamente lo mismo que Silent Hill, es decir, una historia profunda (aunque predecible desde el principio) y enemigos sacados de la imaginación y tortura interna más que los clásicos zombies, perros y jugadores como Ivan Campo. Otros juegos del género ligados a Silent Hill han sido los Forbidden Siren (trueno abstracto) (no, un trueno abstracto no es un pedo) desarrollados por todos aquellos que emigraron del primer Silent Hill, y que creaban unos juegos infumables que no había donde pillarlos. Difíciles y con un argumento enrevesado hasta no poder más, hasta el punto de que no solo creo que tienes que ser japonés para entenderlo, sino que tienes que ser el hijo de los creadores para hacerlo completamente. Otra de esas sagas asiáticas por excelencia del género es la de Fatal Frame. Aquí tu única arma era una cámara de fotos (con distintos carretes con poderes y demás cosas muy realistas), con la que tenías que capturar fantasmas. El juego no tenía una de esas historias que te dejan en estado de shock varios días, pero puedes tirarte horas viendo videos en Youtube de gente que se ha grabado gritando mientras juega, que es algo que siempre será divertido.

El The Haunting sí que molaba y no toda esta porquería

Enlazando un poco más con esa esencia americana de Capcom tenemos otros juegos que surgieron sin duda a raíz del éxito de Resident Evil , es por ello que es en Playstation donde encontramos viejas glorias como Clock Tower (originalmente de Super Nintendo), o el insulso Dino Crisis que sustituía a los Zombies por dinosaurios. La verdad es que hubo un punto en el que parecía que iban a salir juegos Survival Horror por todos lados, en el momento en el que salió Dino Crisis se abría un poco la veda y yo ya temía un Survival Horror de cualquier cosa, un Survival Horror de mutantes, un Survival Horror de hombres lobo, un Survival Horror de Hello Kitty, o aun peor, un Survival Horror de Survival Horrors. El caso es que por fortuna Dino Crisis no caló todo lo que parecía al principio, y ahora parece un juego bastante mediocre. El que caló aunque de manera diferente fue el Parasite Eve, tanto el primero como el segundo, hasta el punto de que está ahí como un juego de culto o algo por el estilo. Parasite Eve incluía una mezcla bien rara de Survival y RPG (como no podía ser de otra manera al leer Squaresoft) que por extraño que parezca no desentonó, probablemente porque lo único que tenía de RPG era el poder subir de nivel y cosas muy básicas pero nada más.

Un poco más reciente aparecía Obscure, que presentó un juego bastante original en su primer título pero que lo mandó todo al traste en el segundo. Era un miedo distinto, un miedo del adolescente pero a la vez mezclado con cosas sobrenaturales, nada de asesinos. Era una especie de The Faculty pero a lo inquietante, con estudiantes de instituto y canciones de Sum 41 y Blink 182 pululando por ahí entre fiestas de hermandades. La saga Obscure permitía dos jugadores simultáneos, lo cual invitaba a pasar miedo en compañía de una forma bastante original, pero lo mejor de la saga lo encontramos en el primer juego y no en el segundo. Obscure II era definitivamente mejor juego en todos los apartados técnicos posibles, más fácil de jugar, algo más largo, mejor juego en general, pero se cargaron la identidad del primer Obscure, donde cuando moría un personaje principal (no importaba cual) el juego seguía adelante como si nada. Tan solo terminando el juego con uno del grupo era suficiente. En Obscure II en cuanto fallecía un miembro volvía a un punto de guardado anterior, y eso mató definitivamente lo único que hacía a este juego diferente e incluso digno de ser jugado.

Del gran Alan Wake me gustaría hablar, pero no he podido completarlo todavía. Lo empecé a jugar, pero por problemas informáticos tuve que borrarlo y volver a empezarlo suponía pillarle un poco de manía. Lo jugaré algún día entero porque me encantaba la ambientación. Eso sí, estaba ya algo cansado en el capítulo 3 de dedicarme todo el tiempo a correr y a huir y que no me dieran algo de pausa en esos bosques de mala muerte.

Jugué lo suficiente para odiar para siempre los pájaros

Pero hay uno que ha asomado la cabeza por encima de todo este mar de Survival Horror, hasta el punto de que, si la cosa no se tuerce, puede tener algún día su apartado propio. Estamos hablando de Dead Space (sí, estamos yo y mi amigo imaginario) (ah, truenaco pero con reverb porque estamos dentro de una nave), un juego que combina a la perfección los pilares básicos del Survival Horror en atmósferas de Alien (pero de las Alien buenas, nada de Alien vs Predator) y que, si no se hubiera centrado en exceso en esa vertiente de acción que tiene, pudo ser el salvador del mermado género. Dead Space 2 fue una basura como pocas he visto, y el tercero no tiene mucha pinta de solucionarlo, así que no me preguntéis por ellos, pero de alguna forma es el único que veo capaz de sacar algo decente a día de hoy.

EL FUTURO

No contento con hacer un artículo bastante soporífero e inaguantable, me aventuro a hacer una predicción cual Paco Porras pero sin nabos de lo que va a ocurrir en el género inminentemente (o quizá no tan inminente).

Está claro que Dead Space pudo jugar un papel fundamental en todo esto, y que hizo mal al no aprovecharse de la evidente debilidad de sus competidores (líderes). El único problema que tenía Dead Space (el primero, el segundo es un problema completo) en mi opinión es que podría haber sido mucho más de lo que ha sido. Hubiera preferido la mitad menos de enemigos que aparecen. Es de esos juegos que tienen una idea fenomenal aunque luego la matan en parte por sobresaturarla. A mí personalmente me empezó a desencantar cuando cada vez que podía aparecer un bicho, aparecía, no había un pasillo vacío y tenebroso que jugara con el terror psicológico, y eso, en un juego con semejante atmósfera, es desaprovecharlo mucho. Es por esto que dependiendo de si acaban convirtiendo Dead Space en una saga netamente de acción o si no, podrá alzarse como uno de los grandes del género. Por lo pronto ya tiene Shooter on the Rail, a lo Resident Evil solo que sin ser tan cutre como los outbreaks. Esperemos que la saga no acabe perdiendo su identidad como le ha pasado a la de Capcom, y que de alguna manera me callen la boca con el tercer juego al que tan poca fe en cuanto a miedo le tengo.

Sobre los grandes del género, Silent Hill va a caer en picado, no ya solo por la marcha de Yamaoka (bueno si, es solo por eso), también por la americanización total del producto. ¿Cómo? ¿Decís que hay un Silent Hill que se llama Downpour? ¿No habíamos quedado en que eso no existe? No veo que en un medio plazo la saga retome su rumbo, sobre todo porque lleva un poco perdida desde el tercer juego. Pero en el otro grande sí que veo esperanza, lo cual es paradójico porque el Resident Evil 5 es basura y el 6 no me tiene mejor pinta a pesar de que salga Leon. No creo que tardemos mucho en ver un Resident Evil mucho más serio y más propio del género. Ya han explotado suficiente este híbrido y dudo mucho que se mantenga mucho más. No me mintáis, sé que todos nos lo pasábamos pipa pegando tiros con el señor Leon en Resident Evil 4, y si, era la mar de divertido, pero no me digáis que no se os movió una cosica por dentro cuando visteis ese video de lo que iba a ser Resident Evil 4 antes de dar el giro total.

¿Quién recuperará el trono del maltratado Survival Horror? (De estas preguntas al viento que se hacen para finiquitar un apartado y que quedan muy chachis).

Dead Space, buscando el trono del género

CONCLUSIONES Y APRECIACIONES

Para acabar este insoportable artículo, algunas apreciaciones de esas que tanto gustan sobre las incoherencias, estupideces y absurdeces que ocurren en los Survival Horror (y en muchos casos en todos los géneros):

-Si los zombies, o criaturas en general, son netamente estúpidos… ¿cuál es la razón por la que idean un plan de ataque consistente en empezar atacando con zombies para acabar atacando con el mastodonte más grande que tienen? ¿Existe la jerarquía y la autoridad entre este tipo de criaturas? Que alguien me lo explique por favor, por no decir que además cuando llegas por primera vez todos se esconden para luego aparecer y que entre el jiñe. Veamos por ejemplo el Resident Evil 2, la llegada de Leon a la ciudad, nadie le ataca, está todo desierto, hasta que aparece el primer zombie y ya se lía la de Cristo. A partir de ahí no hay momento en que te encuentres solo, salvo cuando va a aparecer un nuevo enemigo claro está, repitiéndose el proceso alegremente.

-Esto es el no va mas. Ese extraño y peculiar momento de “ya no vas a necesitar más la llave de picas, ¿quieres desecharla?”. Todos los protagonistas de los Survival Horror tienen dotes adivinatorias, y saben que una vez usan una llave, a pesar de que hay más puertas en la mansión y que no es la primera puerta que dicha llave abre, no la van a volver a tener que utilizar. Si yo hiciera un Survival Horror haría esa pregunta aunque quedaran puertas por abrir, a modo de venganza, y no solo no se podría seguir avanzando luego, además habría que reinstalar el juego al completo para poder volverlo a jugar. Eso sí que es una idea de negocio.

-Otra cosa que resulta paradójica cuanto menos es la existencia de tantos y tantos finales en este tipo de juegos. ¿Para qué meter distintos finales en un juego que siempre tiene continuación y que toma como final verdadero tan solo uno de ellos? Luego cuando juegas al siguiente juego de la saga, si no coincide con tu final, tienes la sensación de haber jugado mal el anterior.

-Vale que todos nos hemos preguntado alguna vez dónde guardan los personajes tantas armas y cosas en general, en cualquier género y juego, pero lo del Silent Hill: Origins en concreto merece un punto para él solo. En ese infernal juego puedes coger bates, palos de golf y demás armas típicas, pero además puedes coger televisores, mesas de escritorio, archivadores, máquinas de escribir y casi cualquier cosa, y no hablamos de algo como el Dead Rising, no, no, aquí cuando decimos que lo coge es que se lo guarda para usarlo cuando quieras, convirtiendo el inventario del juego en todo un Ikea, algo excesivamente estúpido para ser verdad.

-La eterna salvación del Survival Horror: Cuando veas venir un enemigo tocho y no te convenga luchar da media vuelta y abre la puerta, se acabaran los males y puedes curarte con tranquilidad. Puedo aceptar que un monstruo/criatura no haya aprendido en su vida a abrir puertas, pero me cuesta creer que un morlaco de 500 kilos zombie no pruebe como mínimo a empujar la puerta tras de ti. Va a ser que el ansia de comerte y acabar por tu vida es publicidad y un invento del corte inglés (esto no sirve para Resident Evil 3).

Sin duda el Survival Horror está falto de un juego decente que no se dedique a ser un híbrido de cosas extrañas. Echamos de menos el ir paso a paso jiñados porque sabemos que en cualquier momento vamos a tener susto y no juegos donde se ha invertido más tiempo en hacer la sonrisa de tío duro del protagonista y la gafas de sol del antagonista que en el diseño del juego, así como spin offs descafeinados que solo recuerdan una etapa mejor que, por el momento, parece no volver.

19 comentarios :

  1. Muy cierto. Yo pasé parte de la infancia jugando al Silent Hill (y provocando traumas a mi hermana (y así se quedó... (Rokuso3 XDD))). Me encantaba el Silent Hill *__* también fui una gran fan de Resident Evil, y de Parasite Eve, pero sin duda, mi favorito, siempre fue Silent Hill. A los últimos no he jugado, pero me han ido contando cosas, y bueno... XDD

    ResponderEliminar
  2. ¿Eres la hermana de Rokuso3? BIEEEEEN, ya tengo a dos!! ¿Cuantas hay? Es que juego mucho a Pokémon últimamente y tengo el síndrome de "hazte con todos"!

    ResponderEliminar
  3. Se te ha pasado un juego que salió antes que el Alone in the dark y que sería el inicio de los Survival Horror, y es el Sweet Home de Capcom del año 1989 y de Nes( todo queda en casa =D).

    Nus vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te dije pienso igual, pero el que está en la cabeza de la mayoría es el Alone in the Dark xD. Además, fijo que hay algún otro entre medias y todo...

      Eliminar
    2. Posiblemente puede que alla otro, tampoco soy una experta en estos temas porque no me he pasado ningún survival horror.

      Por lo menos estás de acuerdo en que Sweet home debería estar en primer puesto antes que el Alone in the dark. Por lo menos creo que te he dado a conocer un juego que ni habias visto y eso me alegro, a ver si te marcas un análisis =D

      Eliminar
    3. Sí lo conocía, si no no hubiera dicho que estoy de acuerdo xDD, es solo que el Alone in the Dark es sin duda el más importante.

      El que no conocía ni había oído en mi vida es el de Atari que me pusiste en twitter xDD.

      Eliminar
    4. Es lo que hace el venir a las tantas de la mañana de currar y no tener nada mejor que hacer que buscar cosas sobre el survival horror. Podrías hacer una entrada comentando el de Atari y el sweet home.

      Yo el de Atari sí le conocía pero nunca he jugado.

      Sí seré tu asesora partícular XD.

      Eliminar
    5. EL Sweet Home lo quiero terminar alguna vez, cuando lo haga seguro que hablo de el *_*

      Del otro ya no puedo prometer nada... xD

      Eliminar
    6. El sweet home me gustaría jugarlo, pero creo que es bastante complicadillo y me hecha para atrás...igualmente juegos de nes de rol o con tintes de él en Nes son incompatibles para mí XD.

      El de Atari según he leído no es muy complicado que digamos, podrías ponerte con él sólo para probarlo =D

      Eliminar
  4. A los primeros Resident Evil no he jugado. Teníamos el 3 cuando yo era una criatura inocente, pero me daba tanto miedo que no lo llegué a jugar más de diez minutos con mi padre. Cuando yo ya tenía una edad compré el 4 y lo rejugamos él y yo (más veces él que yo) hasta el infinito. Es un juego al que le tengo mucho cariño, me gusta bastante todo. Y a pesar de que sea más acción, pocas cosas he visto que den más miedo que los Regeneradores y su respiración. Leon tenía carisma en ese juego, sí. Y casualmente empezamos a jugar al 5 este domingo, que lo tengo gratis con Playstation Plus y hay que amortizarlo. Y bueno, es un juego de acción. Y la verdad es que paso bastante de los juegos de acción, no son mi género favorito ni de lejos. Lo jugaremos hasta que se me acabe la suscripción y probablemente lo acabemos, eso por descontado.

    Pero el Survival Horror en sí lo he descubierto este año cuando decidí pasarme de verdad el primer Silent Hill y después de ello empecé a comprarlos todos antes de que los destruyeran por pertenecer a consolas obsoletas :__(
    Sólo he jugado al 1 y al 3, de momento tengo a medio el Origins y lleva dropeado unos dos meses, y no tiene pinta de que vaya a continuar pronto, porque además lo estaba jugando conjuntamente con Mai y ella ya no está entre nosotros. Tengo ganas de jugar al 2 y al 4 y ver esa vertiente que se aleja de la principal de la secta y la familia Gillespie que tan buena es según todo el mundo. Pero de momento son sólo eso, ganas, no hay planes a la vista. Por lo pronto, a mi padre le regalé el 2 las navidades pasadas y lo jugó como dos o tres veces, así que me lo tomo como buena señal.

    ¡El Dead Space ya me lo pasé hace poco, y tengo la entrada a medio escribir! Y hasta entonces no sabrás lo que pienso de él. Pero te adelanto que a mí me sobraron cosas por todas partes, pero que son cosas que sólo me sobran a mí y que sería un suicidio comercial eliminarlas. Y que es un juego que, siendo cortito, se me hizo largo.


    Volviendo a Resident Evil, siempre he tenido esa espinita clavada por no haber jugado nunca a los originales, sobre todo teniendo el 3 tan cerca como lo he tenido; pero esa espinita me la has sacado ya con lo que has escrito. Aunque has hablado bien del principio de la saga, no coincide ni con lo que esperaba de ella ni con lo que busco. Definitivamente soy una persona Silent Hill.


    Y por lo que escribes, tengo que jugar a Forbidden Siren, me va a gustar; y es un poco una decepción lo de Project Zero, pensaba que iban a tener una mejor historia. En fin, qué se le va a hacer. El Survival Horror ha sido un magnífico descubrimiento para mí este año, y probablemente uno de los más importantes que he hecho nunca en videojuegos, pero no es mi género favorito. Simplemente ha pasado a ser "el otro género que me puede dar juegos inolvidables".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hemos hablado de casi todo ello en algún momento ^^. Yo también soy de Silent Hill como demuestro con mis palabras xD. Jugar al Resident Evil 1 y 2 todavía luce, han envejecido bien, lo único quizá el primero que tiene una dificultad elevada para los tiempos en los que estamos, pero vamos, que siguen siendo buenos juegos.

      El 4 es la leche, no le doy mucha importancia simplemente porque no lo considero un Survival Horror como tal, pero es sumamente divertido.

      Y como te digo siempre, tanto el silent hill 2 como el 4 merecen la pena, pero en el 4 la gente ya digo que no ve precisamente amor...

      Termina la entrada del Dead Space! Y dile a tu padre que se haga un blog! xD

      Eliminar
  5. Exuberrubia (Nicolas Cage para los amigos)2 de noviembre de 2012, 8:48

    Por un momento he pensando... POR FIN UNA ENTRADA SOBRE MUJERES Y HOMBRES Y VICEVERSA!! Pero NO!! xDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado bastante el artículo, hubiese quedado muy bien en Playonkiki. En fin, otra vez será.

    Un apunte: Resident Evil Code: Verónica es un juegazo y me duele que no lo hayas mencionado. El Resident Evil de GameCube (y Wii) es seguramente el mejor de toda la saga, con mucha diferencia, además.

    Y antes que Dead Spaces, el Doom 3 y sobretodo su expansión, me parecieron francamente mejores que ese popurrí que nos propuso Visceral Games. Además, que habiendo jugado al 2 y viendo lo q nos espera en el 3, parece que tiende a la Gears of Warización.

    El futuro habría que mirarlo en títulos como Amnesia.

    Para terminar diré que Homecoming me pareció bastante menos aburrido que The Room, y que tengo muchas ganas de empezar Downpour.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver por partes...

      El Resident para Gamecube tengo que jugarlo, me lo dice todo el mundo. Del Code Veronica también he oído hablar muy bien.

      Al Dead Space 2 es que le acabé cogiendo hasta manía, se me hizo eterno... el 3 intentaré jugarlo cambiando el chip y no esperando nada de él en cuanto a atmosferas ya. Si consigo tener en mente que es un Gears of War igual me encanta.

      Amnesia y todos esos se me pasaron por la cabeza muchas veces, pero "Survival Horror" como a la vieja usanza no son. Quería ceñirme a la definición como tal, porque si no nos metemos ya en demasiados títulos (como el I Am Alive que puse hace poco).

      Cuando juegues al Downpour dime qué tal... Gracias por leertelo, debería otorgaros un gallifante por cada artículo de estos que dura tanto

      Eliminar
  7. El otro día leí la entrada y se me había olvidado comentarte!

    La verdad es que me ha gustado mucho y no se hace para nada pesada pese a lo que tú digas xD, aunque no sepa casi nada de éste género habiendo jugado muy poquitos, (ya ves que mi hermana me traumatizó de por vida con el Silent Hill xD).

    He jugado a algunos de ésos híbridos extraños y a los dos primeros Resident Evil, aunque lo que más me llama es el Dead Space. Pero deberia ponerme con el primer Silent Hill, sí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la hice un poco con lo muy básico. Menciono algunos más en el párrafo ese pero no me metí a bucear en todos los que he jugado ni nada de eso. Imagínate que lo hago... millones de palabras para una entrada xDDD. Gracias por decir que no se hizo pesada *_*. Tampoco se hizo pesada escribirla ^^

      Venga siiii, Silent Hiiiiiiill

      Eliminar